NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

La alimentación intuitiva, una opción saludable para bajar de peso

 

Dieta intuitivaBasada en "escuchar" al cuerpo más que en imponerle dietas, esta nueva tendencia en adelgazamiento y alimentación ofrece, según algunos estudios, mejores resultados que las dietas hipocalóricas. Se trata de alimentarse sólo en la medida en que se necesita, y no por razones psicológicas o sociales, como el estrés, para compensar frustraciones, u otros motivos.

Investigadores de la Brigham Young University (en Provo, Utah, Estados Unidos), coordinados por Steven Hawks, han realizado un estudio que concluye que la alimentación intuitiva da mejores resultados a la hora de adelgazar y disminuir el riesgo cardiovascular que someterse a dietas hipocalóricas. Dicho estudio ha sido publicado en el "American Journal of Health Education".

La alimentación intuitiva intenta atender únicamente a lo que el organismo demanda en cuanto a alimentación, tanto en cantidad como cualitativamente. Es decir, no somete al cuerpo a ningún régimen que restrinja la cantidad de calorías ni el tipo de comida. Aunque esto no significa, por supuesto, que se pueda comer libremente todo lo que a uno le apetezca, sino sólo lo que necesita.

La clave radica en aprender a controlar la sensación de hambre, y comer sólo cuando se tiene y hasta saciarla. El organismo tiene mecanismos biológicos para regular el hambre y la saciedad, centralizados en el hipotálamo, que recibe impulsos de diversas partes del cuerpo: estómago, nivel de glucosa, de lípidos, etc. En función de esas informaciones, se genera la sensación de hambre o de saciedad.

En la alimentación intuitiva hay que aprender a reconocer el hambre fisiológica y saber separarla del hambre "psicológica", es decir, la apetencia por comer derivada de factores como la ansiedad, la depresión, el aspecto apetitoso de ciertos alimentos, sus olores y sabores, la sensación placentera que se siente al comerlos, normas sociales, costumbres aprendidas en la infancia, etc.

Así, para practicar esta "dieta intuitiva" debemos aprender a escuchar a nuestro cuerpo y desarrollar una nueva relación con la comida. No hay que comer por otros incentivos, como los sociales (en una boda hay que comer de forma exagerada, aun después de estar saciado), emocionales (como porque estoy triste o ansioso, aunque no tenga hambre), u otros (el helado de fresa está buenísimo y no puedo resistirlo).

Lo anterior no es tan fácil como pueda parecer. Requiere seguir un método, tiempo y esfuerzo. Y cambiar muchas costumbres poco saludables. Pero, desde luego, es una alternativa interesante a las clásicas dietas. Tanto los creadores de la teoría como diversas entidades (Universidad de California, University College London, Universidad de Hull...) han valorado el método, que ha salido airoso de la comparación con las dietas restrictivas de calorías.

Podríamos concluir que la alimentación intuitiva no es algo revolucionario, pero sí un nuevo método a tener muy en cuenta.

Fuente: Consumer, 2008

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     La importancia de los factores psicológicos en el sobrepeso
     La necesidad emocional de comer ciertas cosas
     Los efectos psicológicos de los alimentos