NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Los pequeños detalles que marcan la diferencia

 

Los pequeños detalles que marcan la diferencia En ocasiones nos concienciamos de que debemos dar un giro a nuestra forma de vida y nuestra alimentación. Vivimos arrastrados por un torbellino de actividades en el que el trabajo ocupa gran parte de nuestro tiempo. Por tanto, vivimos con prisas, con estrés generado al intentar compaginar una vida laboral con una familiar, en la que también debe haber un tiempo para el ocio, el deporte y la alimentación saludable.

Lo más frecuente, en la mayoría de los casos, es que no lleguemos a todo y esto nos generará más estrés, muy lejos de un estilo de vida saludable y relajado. Si queremos ganar calidad de vida deberemos dejar de agobiarnos por alcanzar la perfección, ya que muchas veces, la clave del éxito se encuentra en los pequeños detalles. Existen una serie de cambios que están al alcance de tu mano y que mejorarán a la larga tu salud.

  • Bebe más agua cada día. Estar bien hidratados mejorará tu salud porque te ayudará a eliminar toxinas, mejorará tus digestiones y acelerará tu metabolismo, a la vez que aumentará la sensación de saciedad. No es un cambio muy difícil de conseguir. Prueba a llevar contigo una botella de agua con la cantidad que necesites en el día, así, si te propones terminarla, sabrás que estás bebiendo lo necesario
  • En el trabajo no abuses del café. Puedes limitarlo a 1 o 2 al día y sustituir los restantes por infusiones.
  • No dejes tus comidas a la improvisación. Planifica tus menús saludables y si comes en el trabajo, busca opciones que puedas llevar preparadas desde casa. De esta forma te será más sencillo evitar tentaciones de picoteo.
  • ¿No tienes tiempo de ir al gimnasio? No pasa nada, simplemente intenta caminar más. Si puedes camina desde casa al trabajo o si es mucha distancia, baja un par de paradas antes del autobús. Intenta subir y bajar escaleras, ya que es un ejercicio aeróbico bastante completo.
  • Entre horas no pases hambre. Lleva contigo snacks sanos como barritas de cereales, fruta o frutos secos
  • Haz que tus cenas sean siempre saludables. La cena es la última comida del día y pasarán muchas horas hasta que vuelvas a ingerir alimento, por lo que no deberás saltártela nunca. Elige cenas saludables con proteína (pollo, huevos o pescado) cocinados con poca grasa y acompañados de una ración de verdura y un lácteo (que ayuda a conciliar el sueño)
  • Intenta reservar unos minutos al día a relajarte. Tiéndete en el suelo en una posición cómoda, cierra los ojos y concéntrate en tu respiración sintiendo como se relajan los músculos de tu cuerpo
  • Y un último consejo que marcará una gran diferencia: entrénate en el pensamiento positivo. Aleja la negatividad de tu vida y verás como realmente te sientes mucho mejor. Al principio puede que tengas que esforzarte por conseguirlo, pero con el tiempo te saldrá solo y formará parte de tu nuevo estilo de vida. Es hora de comenzar a cambiar esos pequeños detalles que te harán sentirte mejor.

Artículo elaborado por Marta Villa. Directora del portal de
Nutrición y calidad de vida ComeconSalud.com en enero de 2017