NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Dinitrofenol y otras pastillas adelgazantes por Internet: la peor forma de adelgazar

 

Dinitrofenol y otras pastillas adelgazantes por Internet: la peor forma de adelgazar La última moda (y, quizá, la más peligrosa) es el dinitrofenol, o DNP, pero hay una enorme variedad de productos. El DNP ya ha ocasionado muchas muertes y multitud de intoxicaciones, para las que no existe antídoto, que pueden dejar secuelas muy graves. El problema es que se vende en Internet sin control alguno, por parte de empresas, a veces con apariencia de laboratorios farmacéuticos, que comercializan el DNP bajo otros nombres. Puede adelgazar, sí; pero es, literalmente, un veneno. Las autoridades sanitarias lo consideran "extremadamente peligroso".

Aunque esté ahora tristemente de moda, en realidad no es nuevo, ni mucho menos, ya que se descubrió para fabricar explosivos en los años treinta. Ya en aquella época se utilizó para adelgazar, pues se vio que aumentaba el metabolismo y hacía perder peso. Pero desde el principio se vio también que era muy peligroso, y la FDA (agencia estadounidense que vela por la seguridad de los medicamentos) lo prohibió por ello en 1938, considerándolo no apto para el consumo humano.

En estos últimos años, por desgracia, el DNP está disfrutando de una segunda popularidad, gracias a Internet, sobre todo entre jóvenes culturistas o con trastornos alimenticios. La razón de esto es que el DNP , además de adelgazar de forma inmediata, favorece el aumento de la musculatura.

Pero el precio a pagar por ello es excesivo y, en ocasiones, dramático: erupciones cutáneas, gastroenteritis, hipertermia, neuritis periférica, cataratas, anorexia, sordera permanente, convulsiones, taquicardia, coma y, en no pocos casos, colapso cardiovascular y muerte.

Los síntomas que permiten sospechar que se está sufriendo una intoxicación por DNP son: tener una sed y sudoración excesivas, la piel caliente y seca, y un ritmo elevado de la respiración o los latidos cardíacos. Sin embargo, estos síntomas jamás deben utilizarse para que nos sirvan de alerta ante el consumo de este producto, ya que no siempre se presentan y, en ocasiones, cuando se presentan ya se han producido daños irreparables.

En efecto, en muchos casos, cuando las víctimas han notado los primeros síntomas de que algo no iba bien, ya era demasiado tarde y las secuelas eran irreversibles, pues no hay antídoto conocido contra el DNP. Dada su extrema peligrosidad, organismos como la OMS, las autoridades sanitarias de los principales países e incluso la Interpol previenen contra el comercio y consumo del DNP. Este producto es un polvo amarillo que puede comercializarse en diversas presentaciones: comprimidos, cápsulas, cremas...

Algunas de las personas más vulnerables al consumo de DNP son las que padecen trastornos alimenticios como la bulimia o la anorexia, trastornos que les hace percibir la realidad de forma distorsionada y, en ocasiones, asumir riesgos desmesurados con tal de conseguir su propósito de bajar de peso. Todas las personas, pero más todavía ellos, deberían extremar sus precauciones a la hora de comprar productos de este tipo en la Red.

Porque el problema es que muchas veces se venden píldoras adelgazantes bajo epígrafes tan llamativos como "sensacional descubrimiento de la industria farmacéutica", "avance definitivo en la lucha contra la obesidad" y otros similares, y se comercializan píldoras que no son más que DNP, cosa que ocultarán cuidadosamente las empresas que las venden. Por eso, la norma más saludable es no comprar jamás productos adelgazantes por Internet.

Los potenciales compradores de estos productos (no solo del DNP, ya que hay una gran cantidad de promesas similares en la Red) deberían utilizar un argumento que resulta indiscutible: si ese producto que me ofrecen funcionara realmente y fuera inocuo, ya estaría en las farmacias y lo dispensarían los médicos. Cuando no es así, por algo será.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en febrero de 2016

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      La compra por Internet de medicamentos para adelgazar