NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Demostrado: el estrés reduce
el autocontrol con la comida

 

Demostrado: el estrés reduce el autocontrol con la comida Estaba ya en la sabiduría popular: "Cuando estoy tenso, como más". Sin embargo, ahora un estudio lo ha demostrado y ha abierto una vía para encontrar mecanismos que atenúen ese descontrol. Además, el mero hecho de saber que existe nos permite la adopción de medidas que nos hagan afrontar mejor la situación y que episodios de estrés no tengan tantas consecuencias cuando nos subimos a la báscula.

En esta ocasión, el descubrimiento nos viene de Suiza. Un equipo de científicos del Laboratorio de Investigación de Sistemas Sociales y Neuronales de la Universidad de Zurich, comandado por Silvia Maier y Todd Hare, ha investigado en condiciones estrictamente controladas cómo influye el estrés a la hora de ejercer el control sobre lo que comemos. El interesante trabajo ha sido publicado en Neuron.

Los investigadores escogieron a 51 voluntarios que se esforzaban en comer de forma saludable, por lo que, a priori, deberían rechazar los alimentos poco sanos aunque fueran apetecibles. Los dividieron de forma aleatoria en dos grupos. El primero, de 29 individuos, fue sometido a una situación de estrés moderado; los restantes 22 no fueron sometidos a estrés alguno y quedaron como grupo de control.

A continuación, ofrecieron a todos ellos dos comidas a elegir: una, apetecible pero poco saludable; la otra era menos tentadora aunque más saludable. No hay que olvidar que todos ellos pretendían controlarse y comer de una forma sana, por lo que, en principio, deberían rechazar la alternativa más sabrosa. El resultado fue que el grupo que había sido sometido a un estrés moderado hizo, en promedio, una elección menos sana que el que había permanecido de control.

Dicho de otra manera, el estudio demostró que el estrés, incluso en dosis ligeras, hace que rebajemos el autocontrol en materia de comida. Dado que dicho autocontrol resulta crítico a la hora de adelgazar o mantener un peso saludable, puede entenderse la importancia del experimento. Ahora comprendemos mejor por qué, cuando estamos sometidos a tensión laboral, por ejemplo, nos portamos bastante peor ante la nevera o la despensa.

Pero la investigación no se quedó en esto. Profundizó en las causas neuronales de esta reducción del autocontrol en situaciones de estrés. Analizando el cerebro de los participantes, pudieron comprobar que el estrés tenía efectos perceptibles en él, ya que ocasionó alteraciones en la conexión entre distintas partes de dicho cerebro, incluida la amígdala, el cuerpo estriado y el córtex prefrontal, regiones todas ellas implicadas en las funciones de autocontrol.

Los investigadores relacionaron algunas de estas alteraciones en la conectividad cerebral con el cortisol, una hormona que se suele asociar a la aparición del estrés. Esta complejidad neuronal en las funciones de control es lo que empuja a Silvia Maier a afirmar que todavía queda mucho por investigar en este campo. Ella y sus compañeros pretenden orientar sus investigaciones en la delimitación de los factores que pueden proteger contra estos cambios que el estrés produce en el cerebro, como el ejercicio o el apoyo social.

Afirman que también es importante conocer qué factores hacen que ciertas personas sean más sensibles que otras a la hora de que el estrés modifique su capacidad de autocontrol. Todo ello puede hacer que en el futuro pueda controlarse mejor la respuesta inadecuada en materia de alimentación que personas obesas tienen ante el estrés. Y, por tanto, ser un apoyo importante en el objetivo de reducir el peso y llevar una vida más saludable.

Hay que tener en cuenta que la investigación concluyó que el descenso de autocontrol se producía incluso con niveles moderados o ligeros de estrés. Y esto es importante porque, salvo en ciertas situaciones (separaciones matrimoniales, enfermedades...) o profesiones (ejecutivos, controladores aéreos...), las situaciones de estrés fuerte son muy infrecuentes; por el contrario, todos estamos sometidos a cierto nivel de estrés en muchos momentos del día: una discusión, conducir, un trabajo urgente...

Por otra parte, y con independencia de los resultados prácticos que puedan derivarse de estos hallazgos en el futuro, el mero hecho de ser conscientes de nuestra mayor vulnerabilidad en materia de autocontrol cuando sufrimos estrés tiene sus ventajas. Puede hacer que, al estar sobre aviso, aumentemos el dominio sobre nosotros mismos frente a la comida tentadora pero poco saludable en este tipo de situaciones. Y eso también vale mucho.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en octubre de 2015

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Comer por estrés
      El efecto del estrés en el peso depende de la dieta
      Las emociones y la alimentación
      El control del peso en situaciones de estrés
      El estrés produce aumento de peso