NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Cómo hacer ejercicio
cuando se tiene sobrepeso u obesidad

 

Cómo hacer ejercicio cuando se tiene sobrepeso u obesidad Mantenerlo a largo plazo es el concepto clave a la hora de abordar el ejercicio físico para adelgazar y mejorar la salud. No es casualidad que sea el mismo concepto que debemos tener presente cuando se afronta el tema de la alimentación, ya que someterse a un régimen muy estricto o hacer ejercicio muy intenso solo durante un par de meses no sirve de nada. En el caso del ejercicio, hay también otros consejos importantes que vamos a ver a continuación.

Además de mantenerlo a largo plazo, el otro concepto básico para hacer ejercicio, cuando se está entrado en kilos (y, frecuentemente, también años), es que no sea perjudicial para la salud. Y no es ninguna tontería, pues hacer ejercicio con más voluntad que conocimiento puede tener resultados dañinos para el cuerpo, e incluso peligrosos. Sobre todo, cuando se padece sobrepeso u obesidad.

Porque hay que tener en cuenta que la persona con sobrepeso u obesidad puede tener ciertas enfermedades o limitaciones asociadas a ese peso demasiado elevado. Entre otras, podemos citar como las más significativas los problemas cardiovasculares o respiratorios, que limitan la intensidad del ejercicio, y las enfermedades articulares, que desaconsejan ciertos deportes, como los llamados de impacto.

También hay que tener presente que la falta de costumbre requiere empezar poco a poco, ya que ni músculos, ni huesos ni tendones tendrán, probablemente, la resistencia ni flexibilidad adecuadas, lo que puede desembocar en percances físicos que pueden obligar a suspender el ejercicio durante largos periodos. Y eso, en el mejor de los casos, ya que no puede desecharse la posibilidad de algún tipo de secuela física.

Por todo lo anterior, lo último que debe hacerse es comenzar por nuestra cuenta a hacer ejercicios muy intensos que nos ha recomendado un amigo o hemos visto en Internet. Lo mejor es ponerse en manos de un especialista y empezar poco a poco, siempre con la premisa de que no debemos realizar actividades que nos resulten desagradables, a fin de que podamos incorporarlas para siempre en nuestra rutina diaria. De nuevo, vemos que hay que pensar a largo plazo.

Es fundamental evitar el ejercicio demasiado intenso, que aumente en exceso la frecuencia cardiaca o respiratoria. Dado que el estado físico y la edad de quien lo practica pueden ser muy diferentes, es difícil dar pautas generales. Pero una regla útil es que se pueda mantener una conversación mientras se hace ejercicio. Para algunos puede ser el footing, y para otros una caminata a paso tranquilo.

Como ya se ha dicho, tampoco conviene forzar las articulaciones, músculos ni tendones. Para ello, lo mejor es evitar los deportes de impacto, en los que se requiere hacer cambios bruscos de dirección o velocidad o se somete al cuerpo a esfuerzos excesivos: fútbol, tenis, atletismo, e incluso correr. Por el contrario, son adecuados los deportes en los que los esfuerzos no son bruscos ni violentos, como la natación, el ciclismo o caminar. Y, siempre, cada cual en la medida de sus posibilidades.

Por último, es recomendable combinar los ejercicios cardiovasculares moderados, que son los mejores para bajar de peso, con otros de fuerza. Estos últimos quemarán menos calorías, pero mejorarán las articulaciones. Además, al aumentar con ellos nuestra masa muscular, hay que tener en cuenta que consumiremos más calorías incluso cuando no hagamos ejercicio.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en septiembre de 2015

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Consejos para hacer ejercicio
      ¿Qué tipo de ejercicio es mejor para perder peso?
      Es preferible combinar dieta y ejercicio
      Cómo tener éxito con un plan de ejercicio físico
      Para bajar de peso, hacer ejercicio es mejor que comer menos