NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Algunos trucos que adelgazan y cuestan poco

 

Algunos trucos que adelgazan y cuestan poco Comer de más es, en gran parte, una cuestión mental más que física. Por ello, es muy recomendable seguir ciertas normas que cuestan muy poco esfuerzo pero nos alejan de la tentación o, simplemente, hacen que comamos menos por razones psicológicas. Sin embargo, hay que tomar algunas precauciones: no esperar milagros, no bajar la guardia en otros aspectos y llevarlas a cabo junto con otras estrategias, como moverse más o comer más sano.

Adelgazar es un objetivo que hay que abordar a largo plazo. De nada vale seguir un régimen muy estricto y perder quince kilos en poco tiempo si los vamos a recuperar unos meses más tarde, y quizá con "intereses". Por ello, si seguimos ciertas normas y las incorporamos a nuestras costumbres para siempre, recortaremos cada día unas pocas calorías que, a largo plazo, pueden suponer unos kilos de menos muy saludables.

Una de las costumbres más importantes a este respecto es tratar de no comprar cosas insanas. Así, se vence a la tentación una vez (a la hora de hacer la compra), y no hay que estar luchando contra ella a todas horas. Esa bolsa de patatas fritas que sabemos que tenemos en la despensa "por si viene una visita" nos estará rondando en la cabeza de forma obsesiva hasta que caigamos en la tentación. Si no está en la despensa, no hay tentación, porque lo que no vamos a hacer es salir a comprarla.

Y ya que hablamos de hacer la compra, es importante hacerla sin hambre. Por razones obvias, si decidimos qué comprar con el estómago vacío tomaremos unas decisiones de compra mucho más insanas que si lo hacemos cuando estemos saciados. Y, para terminar con el tema de la compra, es muy conveniente hacer en casa una lista de lo que necesitamos y atenernos estrictamente a ella, sin dejarnos tentar por tantas cosas apetecibles como atesoran los hipermercados en sus estanterías.

Ya en casa, un conocido truco para comer menos es servir los platos en la cocina y, a continuación, guardar el sobrante en la nevera. Si llevamos las fuentes a la mesa, es casi seguro que más de un comensal repetirá, en ocasiones "por no tirar lo que queda" o con cualquier otro pretexto. La pereza que da levantarse, abrir la nevera, servirse, calentarlo y volver a guardar todo hará que solo lo hagamos en caso de verdadera hambre. Y será bueno establecer la norma de que el quiera más, que se levante. Ciertos estudios indican que servir los platos en la cocina puede hacer que comamos en torno a un 20% menos de comida.

Otra costumbre que parece obvia pero es poco seguida es dejar las cosas más insanas y tentadoras (en el caso de que las hayamos comprado) lo más a desmano posible. Nunca a la vista, ya que la comida entra por los ojos, ni cerca de los sitios en los que solemos estar. De nuevo, podemos así convertir a la pereza en nuestra aliada. No es lo mismo alargar la mano y coger un bombón de una bombonera de cristal que está siempre encima de la mesa, que tener que levantarse, ir a la cocina, subirse a una banqueta y coger el maldito bombón de una caja que está en la balda más alta, detrás de los espaguetis.

Lo contrario de lo anterior es dejar lo más a la vista y a la mano posible aquellos alimentos más adecuados que también pueden comerse por impulso, como la fruta o ciertas verduras: mordisquear una zanahoria es mucho más sano que tomar unas galletas y puede matarnos la "gusa" con la misma efectividad. Otro pequeño truco que puede hacernos comer hasta un 10% menos es utilizar platos y vasos pequeños. Es casi seguro que las cantidades serán menores.

También hay consejos para cuando salimos a comer fuera de casa. Lo primero es fijarse en el tamaño de las raciones y, si vemos que son generosas, compartir algún plato entre dos. Nuestra báscula, y también nuestro bolsillo, nos lo agradecerá. Por otra parte, será buena idea sentarse lejos de la cocina y de las zonas por las que circulen más los camareros, ya que el ver pasar constantemente apetitosos postres cerca de nosotros hará que nuestro estómago nos grite: "y yo también".

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en septiembre de 2015

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Consejos al hacer la compra
      Consejos en la cocina
      Consejos en la mesa
      Consejos cuando comemos fuera
      Consejos para hacer ejercicio