NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

El amor engorda, pero la ruptura engorda más

 

El amor engorda, pero la ruptura engorda más Es notoria la influencia de nuestro estado de ánimo a la hora de comer o no de más, y la situación afectiva no podía ser una excepción. Un estudio realizado sobre mujeres españolas ha cuantificado el aumento de peso derivado del establecimiento de una nueva relación afectiva en una media de 4,5 kilos, lo que no es una cifra desdeñable. Pero peor es cuando se produce la ruptura. Ambas circunstancias deberían ser tenidas en cuenta a fin de tomar medidas antes de que la báscula se entere de lo que nos ocurre en el corazón.

Las conclusiones anteriores se derivan de una amplia encuesta realizada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) sobre 2.314 mujeres, de las que dos tercios estaban en la treintena. Las encuestadas achacaron las variaciones del peso corporal a la diferente propensión a comer según la fase afectiva en que se encontraran: cuando se busca pareja, se come menos y se hace una vida social más activa.

Por el contrario, cuando la pareja se establece, son otras las prioridades, y se relaja un tanto el control sobre lo que se come. Además, se hace menos importante el mantener un peso adecuado y saludable que cuando se busca pareja. Tal vez la razón sea que tener una buena apariencia física es algo importante mientras se busca pareja, pero pasa a un segundo plano una vez que se consigue.

Otros factores que pueden influir a la hora de ganar peso cuando se consolida una relación pueden encontrarse en el cambio de ciertas costumbres. Por ejemplo, aumenta el picoteo incontrolado por las tardes en casa y se reduce mucho la vida social. Esto último suele ser sustituido con frecuencia por interminables horas frente al televisor o el ordenador, con lo que el nivel de actividad física disminuye considerablemente.

Pero, si malo es empezar, peor es terminar. El estudio confirma algo que todo el mundo sospechaba, muchas veces por haberlo experimentado en carne propia: los periodos en los que se rompe la pareja suelen ser de intenso sufrimiento psíquico y afectivo, sufrimiento que trata de ser compensado con otras satisfacciones, y las culinarias son las primeras de la lista.

En efecto, durante los periodos de ruptura se come más, a veces incluso de forma compulsiva, y también se cae en otros abusos, como el del tabaco, los refrescos azucarados o el alcohol. Cualquier cosa es buena con tal de compensar lo que estamos sufriendo, pero todo eso no hace más que agravar la ya de por sí difícil situación. Y, por lo que respecta al peso, coger kilos de más aumentará nuestra angustia, desesperación y tristeza.

Como siempre, recomendamos sacar conclusiones para nosotros mismos de los estudios que hacen los demás. En este caso, el hecho de saber que en las épocas de emparejamiento y ruptura seremos más proclives a aumentar de peso debería hacernos más prudentes y tomar medidas para evitarlo. En este sentido, nos puede venir bien atender a los consejos de Carmen Pardos, nutricionista experimentada en la consecución y mantenimiento de un peso saludable.

En primer lugar, recomienda hacer cinco comidas diarias: desayuno, tentempié de media mañana, comida, merienda y cena. En esas cinco comidas deberemos incluir un mínimo de cinco raciones de frutas o verduras. Y, en la medida de lo posible, será mejor, más saludable e incluso más barato comer en casa que hacerlo fuera, ya que en casa se come de forma más sana, siempre que controlemos el tamaño de las raciones y evitemos los precocinados.

Por último, no hay que olvidar hacer algo de ejercicio y controlarse el peso periódicamente. Y, si todo lo anterior no da los resultados apetecidos, quizá haya llegado el momento de recurrir al especialista. Resulta chocante que, a pesar de que dos tercios de las encuestadas se mostraban descontentas con su peso y quería adelgazar, la mitad de ellas no habían acudido nunca a un especialista en busca de ayuda.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en agosto de 2015

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Las emociones y la alimentación
      3 Consejos para vencer el hambre emocional
      Tres pasos para vencer a la obesidad de origen psicológico