NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

¿Adelgazar con oxitocina?

 

¿Adelgazar con oxitocina? Un descubrimiento sorprendente podría constituir una esperanza para adelgazar. Tanto en animales de experimentación como en una prueba reducida sobre personas, la oxitocina ha conseguido reducir de forma significativa la cantidad de comida que se ingiere. Pero todavía falta mucho para que los resultados se confirmen a largo plazo y se pruebe su inocuidad. Por ello, de momento no es más que una esperanza.

Sabíamos que la oxitocina, una hormona producida en el hipotálamo, estimula las contracciones que facilitan el parto, y también que induce la producción de leche en la mujer que acaba de dar a luz. Pero ahora también sabemos que, si todo va bien, podría ayudarnos a perder peso. La investigación que lo afirma ha sido realizada por un equipo de la Facultad de Medicina de Harvard, en Boston (Estados Unidos), dirigido por Elizabeth Lawson. Los resultados fueron presentados en la reunión anual de la Sociedad de Endocrinología, en San Diego, en la costa oeste del mencionado país.

Primero se probó en animales de experimentación y, dados los resultados prometedores (redujeron su ingesta), posteriormente se hizo una prueba piloto en 25 hombres de una edad media de 27 años. Doce de ellos tenían sobrepeso u obesidad, y los otros trece un peso saludable. Para la prueba se utilizó una presentación de esta hormona, obtenida sintéticamente, en forma de spray nasal.

Los hombres fueron divididos aleatoriamente en dos grupos, estando todos en ayunas. A uno de los grupos se le aplicó la hormona en forma de spray, y al otro un spray placebo. En otra prueba posterior, los papeles se invirtieron. Una hora después de la aplicación, se les invitó a que tomaran las cantidades que desearan de un desayuno que incluía diversos alimentos apetecibles y abundantes. Se anotó la cantidad que había ingerido cada voluntario.

El resultado fue concluyente, ya que quienes habían recibido oxitocina en el spray consumieron, de media, 122 calorías menos que los que habían recibido el placebo, con una reducción especialmente significativa de grasas. Para hacerse una idea, esas 122 calorías equivalen, por ejemplo, a un vaso de leche entera o 50 gramos de pan blanco. Quizá no parezca mucho, pero el efecto acumulado de 122 calorías de menos en cada comida puede tener un impacto considerable en el peso después de un año, por ejemplo. Eso, por supuesto, si los resultados se confirman a largo plazo.

La propia responsable de la investigación, aunque se muestra ilusionada con los resultados obtenidos en el ensayo de cara a luchar contra la obesidad, reconoce que se requieren estudios adicionales para comprobar tanto los resultados a largo plazo como la inocuidad del medicamento, y especialmente en mujeres. Con referencia a la inocuidad, hay que resaltar que en la prueba no se apreciaron efectos secundarios graves en los voluntarios.

Por otra parte, y esto puede dar una nota adicional de optimismo, la oxitocina mejoró ciertos parámetros metabólicos en los voluntarios, como la sensibilidad a la insulina. Sin embargo, no se apreció cambio alguno en los niveles en sangre de las hormonas que regulan el apetito. Hay que ser consciente de que a este tratamiento tan prometedor le quedan todavía muchos obstáculos que superar hasta que podamos encontrarlo en las farmacias. Pero, si ese día llega, puede ser una ayuda muy útil en la difícil lucha contra la obesidad y el sobrepeso.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en julio de 2015