NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Saxenda, nuevo fármaco contra la obesidad

 

Saxenda, nuevo fármaco contra la obesidad ¿Vuelven las pastillas adelgazantes? Eso parece. Después de varios años durante los que los fármacos contra la obesidad han ido desapareciendo del mercado debido a sus escasos resultados en comparación con sus efectos secundarios, hasta quedar solo uno, recientemente han sido dos los aprobados por la EMA (Agencia Europea del Medicamento). Además del Mysimba (llamado Contrave en EEUU) aprobado el pasado enero, ahora aparece el Saxenda. Veamos si responde o no a nuestras expectativas.

La historia reciente de los fármacos contra la obesidad está cuajada de frustraciones y sinsabores, tanto para los laboratorios como, sobre todo, para los pacientes. Para muchos fueron la gran esperanza de resolver sus problemas de obesidad. Pero, uno tras otro, fueron retirados del mercado debido a sus efectos secundarios, en ocasiones de cierta gravedad. Incluso, se los llegó a culpar, en ciertos casos, de algunas muertes.

A los efectos secundarios se sumaban otros factores que contribuyeron no poco a su fracaso. En primer lugar, los resultados que ofrecían no eran demasiado considerables: una reducción de peso en torno a los tres kilos no era mucho; parecía que el cuerpo del obeso se empeñara en mantener su peso contra viento y marea. Otro factor en contra era que solo se mantenía esta magra reducción mientras se tomara el medicamento, cuyo coste mensual, además, podía superar los cien euros. Si se suspendía el tratamiento, se recuperaba el peso.

Los diversos fármacos fueron retirados del mercado uno tras otro, hasta que solo nos quedó en Europa el orlistat, comercializado bajo el nombre de dos medicamentos: Alli, con dosis bajas y sin receta, y Xenical, con dosis más altas y para el que se requiere receta. Su principal efecto secundario indeseado son los problemas gastrointestinales que aparecen en algunos pacientes.

Pero en estos últimos meses ha entrado viento fresco en el sector. Como indicamos más arriba, al Mysimba se ha unido ahora el Saxenda, cuyo principio activo es la liraglutida. El fármaco es fabricado por los laboratorios Novo Nordisk. En realidad, la liraglutida ya estaba aprobada en Europa para el tratamiento de la diabetes tipo 2, aunque a una dosis más baja: 1,8 mg., frente a los 3 de su aplicación como adelgazante.

Para su utilización será necesaria receta médica. En principio, estará indicado para adultos obesos, con un IMC mínimo de 30, o de 27 si se tienen otros factores de riesgo, como diabetes tipo 2, exceso de colesterol o hipertensión. Además, y como es habitual en este tipo de fármacos, su indicación se hará junto a una dieta hipocalórica y ejercicio físico.

La liraglutida tiene el efecto de disminuir el apetito y aumentar la sensación de saciedad, con lo que se supone que se comerá menos con un esfuerzo menor. Pero, ¿funciona realmente? La EMA afirma que un estudio sobre 5.800 personas demostró que se conseguían pérdidas de peso importantes utilizando el fármaco, en comparación con el uso de un placebo, utilizando ambos conjuntamente con dieta y ejercicio.

Respecto al espinoso tema de los efectos secundarios, se han reportado algunos de cierta importancia, como son piedras en la vesícula o pancreatitis. Esto ha hecho que la EMA haya decidido someter al fármaco a una monitorización de riesgos, es decir, una especial vigilancia de los posibles efectos secundarios en los pacientes, de cara a prevenir problemas mayores.

Además, quizá como consecuencia de la triste experiencia de otros fármacos adelgazantes, la EMA ha hecho una recomendación a todos los pacientes que utilicen Saxenda: someterse a una evaluación de los resultados doce semanas después de iniciado el tratamiento y, si no se ha conseguido rebajar como mínimo un cinco por ciento del peso, aconseja suspender el tratamiento.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en julio de 2015

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Meridia, Lorcaserin, Qnexa... debacle de las píldoras adelgazantes