NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Cuidado con el trastorno de alimentación selectiva

 

Cuidado con el trastorno de alimentación selectiva Este trastorno, reconocido como tal solo recientemente por los expertos sanitarios, puede encuadrarse junto a otros trastornos psiquiátricos de la alimentación, como la anorexia o la bulimia, si bien estos últimos son más conocidos. Todos ellos pueden desarrollarse en un ambiente de alimentación para el adelgazamiento y camuflarse como dietas adelgazantes. Conviene, por tanto, saber reconocer el trastorno de alimentación selectiva para poder tratarlo, porque puede tener consecuencias muy negativas. Veamos cómo hacerlo.

Es una patología recién incorporada al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. El problema para su diagnosis reside en que, dado que se trata de un paciente que evita la ingesta de muchos alimentos y la restringe a solo unos cuantos, su comportamiento puede confundirse con mala educación o simple capricho.

Al fin y al cabo, todos tenemos ciertos alimentos que son nuestros preferidos y otros que no nos gustan. Es el grado o la profundidad de esta conducta lo que la convierte en trastorno alimentario, y debe ser el especialista quien la diagnostique como tal. Nuestro papel, como padres o educadores, es conocerla y estar alerta para detectar posibles casos y derivarlos al sanitario correspondiente.

La patología comienza en la niñez, puede extenderse hasta la adolescencia y, si no se trata, incluso hasta la edad adulta. Y es precisamente su desarrollo durante las etapas de crecimiento donde reside su principal problema, ya que el paciente que la padece sufrirá, a buen seguro, de carencias nutricionales que pueden tener consecuencias muy graves.

Puede ser el caso, por ejemplo, de Jennifer Radigan, de diecisiete años, que se alimenta solo de patatas fritas y queso. ¿Cómo va a obtener las vitaminas, fibras y minerales que necesita y que le aportarían frutas, verduras, pescados, legumbres, carnes y otros muchos alimentos imprescindibles? Es seguro que Jennifer tendrá una grave deficiencia nutricional, y es probable que las consecuencias para su salud sean irreparables, sobre todo si se ha privado de esos nutrientes desde niña.

Jesús Román, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, afirma que en muchos casos puede verse afectado el crecimiento neuronal e intelectual, y el fracaso escolar es prácticamente seguro. También se verá afectado su crecimiento físico, además de que diversos órganos pueden verse dañados. También se verán reducidas sus defensas, con lo que será más vulnerable a multitud de enfermedades, y sufrirá anemia.

Como se ve, en los casos más graves el panorama puede ser desolador. De ahí la importancia de, en primer lugar, prevenir la aparición de este trastorno alimentario. Para ello, hay que educar a los niños desde pequeños en lo concerniente a estas cuestiones. Deben introducirse lo distintos alimentos poco a poco y en el momento indicado por el pediatra.

El problema surge cuando hay algo que no le gusta al niño y reacciona con comportamientos tales como escupirlo, llorar o tirar la comida. Muchos educadores pueden estresarse ante ello y, para evitar más problemas, darle solo aquellos alimentos que le gustan. Grave error. Hay que armarse de paciencia, insistir y, en ocasiones, recurrir a diversos trucos para conseguir introducir, y por la buenas, el alimento que el niño necesita.

Recursos tales como utilizar ciertas recompensas, camuflar algunos alimentos en otros durante la fase de introducción para que se vaya acostumbrando a su sabor, cambiar su textura provisionalmente o negociar con el niño pueden ser algunos trucos socorridos para conseguir nuestro objetivo. Y siempre serán necesarias buenas dosis de paciencia, mano izquierda y cariño.

Si, por desgracia, detectamos un caso cuando está establecido, no cabe hablar ya prevención, sino de tratamiento. Y aquí hay que tener claro que es un trastorno alimentario que requiere apoyo nutricional para su recuperación física, pero que su tratamiento debe ser básicamente psicológico y/o psiquiátrico. El papel del nutricionista debe ser solo de apoyo, y nunca curativo.

Esta es una patología que debe ser especialmente conocida (y temida) en el mundo del adelgazamiento, ya que con frecuencia estos comportamientos se asemejan a las conocidas y reprobables dietas milagro. Un adolescente que solo quiera comer determinados alimentos puede con facilidad camuflar su patología, frente a los demás e incluso frente a sí mismo, como una dieta de adelgazamiento. Por tanto, como hemos dicho en el título de este artículo, tengamos cuidado con el trastorno de alimentación selectiva.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en junio de 2015

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Test para reconocer una dieta milagro
      Una dieta es para siempre
      Preferencias personales por ciertos alimentos
      Las dietas milagro ocasionan el efecto "yo - yo"