NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Añadir picante a las comidas
puede ayudar a controlar el peso

 

Añadir picante a las comidas puede ayudar a controlar el peso Algunos estudios anteriores ya habían sugerido que la capsaicina contenida en diversos alimentos picantes, como el pimentón y la guindilla, tiene el efecto de reducir el peso de quien los consume. Un reciente estudio lo corrobora y, además, sugiere la hipótesis de que tal vez transforme la grasa blanca en parda. Esto abre las puertas a la creación de medicamentos adelgazantes basados en la capsaicina. Hasta que se consigan, no estaría de más añadir un poco de picante a nuestras comidas.

El potencial de la capsaicina como redutor del peso exigía un estudio profundo de los mecanismos mediante los que este efecto se logra. Y eso precisamente es lo que han hecho científicos del equipo del doctor Baskaran Thyagarajan, de la Universidad de Wyoming, en Estados Unidos. El trabajo fue presentado en la LIX Reunión Anual de la Sociedad de Biofísica en Baltimore.

Utilizando ratones de experimentación, el equipo llegó a algunas conclusiones muy interesantes, algunas de las cuales parecen desmentir hallazgos anteriores. Uno de ellos afirmaba que la capsaicina lograba su resultado adelgazante mediante un doble efecto: por un lado, aumentando el gasto energético al aumentar la termogénesis, es decir, elevar la temperatura corporal; por otro, mediante la reducción del apetito. Pero el equipo encontró que el consumo de capsaicina no alteraba la cantidad de comida que consumían los roedores.

Sin embargo, sí corroboró el primero de estos efectos, y lo estudió en profundidad. Resultó que en ratones que poseían un receptor llamado TRPV1, la capsaicina elevaba su metabolismo y su termogénesis de forma muy significativa, con lo que mantenían el peso a pesar de tomar una dieta rica en grasas. Pero en ratones que carecían del mencionado receptor, el efecto de la capsaicina fue insignificante, y dichos roedores engordaron. En ambos casos, la cantidad de capsaicina que se incorporó a su dieta fue muy pequeña: un 0,01 por ciento o, lo que es lo mismo, una parte de cada 10.000.

La hipótesis que maneja el equipo para explicar este efecto es que la capsaicina transforma parte de la grasa blanca en parda. Como es sabido, la grasa parda, en vez de acumular energía, la consume. Esto ha permitido al equipo de investigadores iniciar la búsqueda de un fármaco a base de capsaicina que sea capaz de combatir la obesidad. La cuestión que quizá se plantee el lector es: ¿qué hacer mientras llega? Una propuesta que parece razonable es recomedar la incorporación de picante a aquellos platos que lo permitan.

Para ello, contar con amplio recetario de platos ligeros es una herramienta imprescindible. Así se podrán elegir aquellos a los que, si se añade algo de picante, se potencia su sabor sin perjudicar sus cualidades culinarias. Porque, lógicamente, no todos los platos admiten el añadido de picante, y si nos limitamos a las recetas que conocemos y hacemos habitualmente, nos veremos muy limitados a la hora de incorporar este aditamento a nuestra dieta.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que es conveniente consultar el tema con nuestro médico, ya que el consumo inmoderado de picante puede tener algunos efectos indeseables, como ardor de estómago. Y, por supuesto, no hay que pensar que añadiendo picante vamos a adelgazar de forma inmediata y notoria. De momento, no hay que considerarlo más que como una pequeña ayuda que en ningún caso debe suponer que nos relajemos en otros aspectos de nuestro control sobre la cantidad y calidad de las calorías que ingerimos.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en mayo de 2015

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Nuevos descubrimientos sobre las bondades del picante para adelgazar
      Más picante, por favor