NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Cómo aprovechar mejor el gimnasio

 

Cómo aprovechar mejor el gimnasio La actividad física es un elemento clave en la estrategia encaminada a rebajar o mantener el peso, junto a una alimentación más sana. Por supuesto que no es necesario acudir al gimnasio para luchar contra el sedentarismo, ya que se puede caminar, correr, hacer deporte... Lo importante es que sea una actividad que nos guste. Para los que prefieren el gimnasio, aquí van unos cuantos consejos que pueden ser importantes.

Empecemos por el que podría ser el consejo de oro: paciencia y perseverancia. No podemos pretender conseguir cambios apreciables en quince días; esa pretensión ocasionaría frustración y el abandono de la nueva actividad. Al principio, el esfuerzo debe ser progresivo, para dar tiempo a nuestro cuerpo a adaptarse a dicho esfuerzo. Luego, hay que esperar al menos un trimestre para poder observar algunos cambios.

Respecto a la perseverancia, hay que partir de la idea de que el gimnasio será para siempre: si lo abandonamos, perderemos en poco tiempo las mejoras logradas. La situación se asemeja a alquilar un piso: si queremos disfrutar de él, tendremos que pagar periódicamente el alquiler. Con el ejercicio físico ocurre lo mismo: si queremos disfrutar de un cuerpo saludable, hemos de pagar periódicamente por él en forma de esfuerzo y, si vamos al gimnasio, también algún dinero.

Insistiendo en la perseverancia, hay algunos detalles que nos pueden ayudar: desde pagar por adelantado (algo que nos obligará a no abandonar si pasamos por momentos de desánimo), hasta buscar un gimnasio que nos quede cerca de casa o el trabajo, pasando por asegurarse de la compatibilidad de horarios con otras obligaciones laborales, domésticas o familiares. Y, respecto a la cercanía, mejor que esté cerca de casa que del trabajo, o nos costará más esfuerzo acudir en periodos vacacionales.

En la cuestión de la frecuencia semanal, la mayoría de los expertos se decantan por tres o cuatro días a la semana. Ni menos, pues no se lograrían resultados tangibles y no se habituaría el cuerpo, ni más, pues es necesario descansar algún día a la semana. Es aconsejable que se acuda al gimnasio siempre los mismos días a las mismas horas, para convertirlo en una rutina. Y, respecto a la duración de las sesiones, entre media hora y tres cuartos podría ser una cifra razonable.

A la hora de escoger un gimnasio, un factor muy a tener en cuenta, además de cuestiones como su cercanía o su precio, debería ser la presencia de un entrenador personal con la disponibilidad y capacitación adecuadas. Atenderemos al plan de entrenamiento que nos proponga, pero no debería ser él quien determine nuestra dieta, sino un médico o nutricionista. Dejemos al entrenador personal que se limite a dar consejos sobre nuestro entrenamiento, consejos entre los que deberían estar los que les proponemos en los párrafos siguientes.

Hay que alternar ejercicios aeróbicos (cinta, bicicleta estática...) con ejercicios de esfuerzo (pesas, flexiones...), teniendo en cuenta que no deben despreciarse los segundos, ya que la obtención de una cierta masa muscular supondrá, entre otras ventajas, un mayor consumo calórico a lo largo de todo el día, y no solo mientras hacemos ejercicio, pues el músculo consume más energía que la grasa y nos eleva el metabolismo. Todo ello, por supuesto, sin someter a nuestros músculos a esfuerzos excesivos.

Mientras hacemos un tipo de ejercicio, es conveniente variar la intensidad con que se hace y realizar cambios de ritmo de vez en cuando, a fin de obtener un mayor rendimiento a la hora de eliminar grasa. Incluso, es conveniente variar el plan de entrenamiento cada mes o mes y medio, siempre de acuerdo con el entrenador personal. Y decimos de acuerdo, porque la elección de este plan no es solo cuestión del experto, sino que nosotros tenemos también mucho que decir, ya que si no nos gustan los ejercicios recomendados pude resentirse la perseverancia.

De cara al tipo de ejercicio a realizar, hay que tener muy en cuenta que mover una determinada parte del cuerpo desarrollará los músculos de esa parte, pero no eliminará grasa de esa zona, contra lo que mucha gente cree. La eliminación de la grasa depende del balance energético del cuerpo, y la zona en la que empezaremos a perderla depende de varios factores. Por ejemplo, los hombres empezarán a perder grasa de la barriga, lo cual es bueno, pues es la grasa más perjudicial para la salud.

Debemos hacer el calentamiento adecuado antes de comenzar cada sesión de entrenamiento; de la misma forma, haremos al terminar los estiramientos que nos indique nuestro entrenador personal, todo ello con la finalidad de evitar las tan indeseadas lesiones musculares. Y, por último, hay que tener muy presente que el objetivo del gimnasio no debería ser la estética (aunque no está de más) sino mejorar nuestra salud. No lo perdamos de vista.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en diciembre de 2014

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Consejos para hacer ejercicio
      ¿Es necesario hacer jercicio para adelgazar?
      ¿Qué tipo de ejercicio es mejor para perder peso?
      Es mejor el ejercicio más duradero y menos intenso
      Para bajar de peso, hacer ejercicio es mejor que comer menos