NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Planificar el menú ayuda a comer más sano
y perder peso

 

Planificar el menú ayuda a comer más sano y perder peso No es una dieta, pero adelgaza: nos referimos a algo tan sencillo y poco sacrificado como planificar semanalmente el menú de cada día. Y no solamente adelgaza, sino que, además, comeremos de una forma más saludable; y esa es precisamente la razón de que consigamos quitarnos unos kilos que es posible que nos sobren. Por si lo anterior fuera poco, conseguiremos también ahorrar un buen dinero, cosa que agradeceremos a fin de mes.

Quizá el lector se pregunte cómo es posible que obtengamos tantas ventajas con solo planificar los menús de la semana, sin que estos sean necesariamente restrictivos en calorías. La respuesta la damos en los párrafos siguientes. Hay que partir de la base de que, en general, en nuestro país comemos muy mal, y ese problema se puede paliar en gran medida planificando las comidas. Es cierto que en otros países, como en Estados Unidos, se come todavía peor, pero eso no debería ser un consuelo.

Numerosos estudios sustentan la afirmación que hemos hecho antes de que comemos mal. Podemos basarnos, por ejemplo, en el diseñado recientemente por la Fundación Thao y realizado por IPSOS, bajo la dirección científica de Helmut Schörder, del Grupo de Riesgo Cardiovascular y Nutrición del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas. En dicho estudio participaron 1.000 mujeres de 20 a 65 años.

Entre otras muchas conclusiones, destaca la referente a que menos de uno de cada cinco hogares planifican sus menús con una antelación mayor de uno o dos días. Y esa falta de planificación es la culpable, en gran medida, de que se coma de forma desequilibrada y poco saludable. Por ejemplo, solo el 13% de las mujeres analizadas cumplían la recomendación de tomar cinco raciones diarias de frutas y verduras. Y esa recomendación, rubricada por la inmensa mayoría de nutricionistas y profesionales serios, es de una enorme importancia, tanto para la salud como para el peso.

Atención aparte merecen los niños, un 36% de los cuales sufren sobrepeso y un 14%, obesidad. Esto indica que, muy probablemente, no se están nutriendo de forma correcta. Un 72% de los niños come en casa habitualmente, y un 25%, en el colegio. La comida en el centro escolar debería darnos una cierta confianza en lo que se refiere a que sea equilibrada. El problema, sin embargo, está en la muy frecuente falta de supervisión, que hace que no se garantice que coman todo lo que se les sirve, y estamos pensando precisamente en las verduras y las frutas.

Por lo que respecta a los niños que comen en casa, un 25% de ellos toman una comida diferente a la de los adultos, algo que no es recomendable, según los expertos. Y, en muchas ocasiones, falta la debida supervisión de los adultos a la hora de comer, sobre todo a partir de los seis años de edad. La falta de planificación de los menús afecta en especial a los pequeños, y prueba de ello es que solo uno de cada cinco toma la cantidad adecuada de frutas y verduras. Y el 10% no toma habitualmente cantidad alguna de estos alimentos.

Frente a este desastre nutricional que nos desvela el estudio de referencia, planificar las comidas puede hacer que empecemos a comer bien. Si decidimos sobre la marcha qué es lo que vamos a prepara para comer o cenar, nos dejaremos llevar, de forma más o menos inconsciente, por factores como la apetencia del momento (mala consejera, pues los menús menos sanos suelen ser los más apetitosos), el capricho, la disponibilidad de ciertos alimentos en la despensa o el hambre. En cualquier caso, la elección es probable que sea poco saludable.

Por otra parte, es difícil hacer un menú equilibrado si no se planifica de forma cuidadosa. El equilibrio no sale solo, de forma espontánea. Sin entrar aquí en detalle en el tema de cómo lograr un menú equilibrado, queremos solo apuntar que de un 50 a un 55% de las calorías debería provenir de los hidratos; de un 30 a un 35%, de las grasas, y el 15% restante, de las proteínas. Además, debe tenerse en cuenta que ciertos alimentos deben tomarse a diario, mientras otros debe hacerse un determinado número de veces por semana. En esto puede ayudarnos la pirámide alimentaria.

Las cantidades anteriores deben repartirse, y esto también forma parte de la planificación, en cinco comidas diarias: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. En esta tarea de planificar las comidas semanalmente puede ser muy útil contar con información adecuada sobre recetas sabrosas, nutritivas y ligeras. Una vez establecido el menú de cada día, solo resta hacer la compra semanal en base a esa planificación, lo que supone comprar bajo lista, y no al capricho del momento.

Por lo anterior, la planificación de las comidas nos va a permitir obtener otras interesantes ventajas. En primer lugar, no comprar alimentos de sobra que pueden ser una tentación difícil de resistir en ciertos momentos. Además, tiraremos mucha menos comida, cuestión interesante de cara a la economía familiar que se resiente, aunque no nos demos cuenta, por cantidades notables de comida que se tiran a la basura a lo largo del año. Así, vemos que con la planificación de las comidas tendremos más salud, menos peso y más ahorro. Pruébelo, y verá que merece la pena.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en septiembre de 2014

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Impreso de Adelgazar.net para la planificación semanal de comidas