NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

El síndrome de alimentación nocturna
podría tener base genética

 

El síndrome de alimentación nocturna podría tener base genética Si bien durante años ha sido discutida por muchos incluso su propia existencia como síndrome, en la actualidad no solo se acepta por la inmensa mayoría de los expertos, sino que ahora se sabe que incluso podría tener base genética. Dada la importancia que tiene como origen de muchos casos de obesidad, este reconocimiento hace que sea imprescindible su tratamiento lo antes posible, una vez que es diagnosticado en un paciente.

El síndrome de alimentación nocturna (SAN) sigue siendo, en realidad, un gran desconocido. Fue descrito por primera vez en 1955, pero solo desde finales del siglo pasado ha sido reconocido de forma mayoritaria como trastorno de la alimentación. No hay unanimidad en su diagnóstico, aunque suele aceptarse que existe SAN cuando un paciente ingiere gran cantidad de comida (en ocasiones, hasta el 70% del total diario) después de la cena, y eso durante un periodo de más de dos meses. Con frecuencia, se acompaña de anorexia matinal.

El SAN afecta a un porcentaje de la población que está entre el 1 y el 2%; más cerca, probablemente, de esta última cifra que de la primera. A pesar de esta incidencia relativamente baja en la población, su importancia de cara a desencadenar obesidad parece ser grande: se presenta en torno a un 10% de las personas obesas y en un 25%, aproximadamente, de los casos de obesidad grave.

El problema reside en que el SAN, aunque no siempre, suele producir aumento de peso, que puede ser importante en muchos casos. La razón es que los pacientes que lo sufren suelen ingerir durante la noche alimentos poco saludables y de alto contenido calórico. Además, estas calorías se suman a las tomadas durante el día, en ocasiones sin tener hambre. La clave está en someterse a tratamiento en cuanto se diagnostica, con lo que pueden evitarse, o al menos paliarse, las consecuencias que tiene el síndrome en el estado de salud de quien lo padece, derivadas del aumento de peso que puede ocasionar.

La novedad es que el SAN podría tener origen genético. Hasta ahora, se pensaba que su origen estaba en problemas psicológicos, y como tal se trataba. Algunos expertos mantenían que podría estar en una respuesta inadecuada al estrés. Sin rechazar que estos factores pudieran tener una incidencia importante en la aparición y desarrollo del síndrome, este descubrimiento puede hacer que se modifiquen las terapias para luchar contra él; de ahí su importancia.

La investigación, publicada en "Cell Reports", ha sido realizada por científicos del Instituto Salk, en La Jolla, (California, Estados Unidos), que es un centro puntero en el mundo en el campo de las investigaciones biológicas. El autor principal del estudio ha sido Satchidananda Panda, profesor asociado del mencionado instituto.

Los investigadores han descubierto, en roedores de experimentación, dos genes que sincronizan los horarios de comida con el reloj biológico. De este reloj dependen, entre otras cosas, los horarios de sueño y vigilia. Provocando una mutación o silenciamiento en estos genes, desencadenaron en los ratones un SAN, lo que les ocasionó un aumento de peso. Comían cuando debían estar durmiendo.

Además, las mutaciones en esos genes originaron en los ratones trastornos en el sueño, cosa que hizo que durmieran más horas de lo que es normal en estos animales. Los investigadores piensan, en base a estos experimentos, que hay genes que trabajan juntos para regular la sincronía entre sueño y alimentación. Cualquier problema en ellos, como una mutación, puede hacer que se rompa esa sincronía y se necesite comer durante las horas que deberían ser de sueño.

Si bien los experimentos se han realizado solo en roedores, Panda y su equipo piensan que los resultados obtenidos en ellos sugieren que puede haber una base genética en el SAN que sufren los humanos. Sin embargo, reconocen que harían falta investigaciones adicionales para confirmar que las personas que padecen SAN tienen, efectivamente, una mutación genética que lo ocasiona.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en agosto de 2014

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
      Respetar los horarios para combatir el sobrepeso
      Los trastornos de conducta alimentaria se acentúan con la llegada del verano
      Trastornos de la alimentación: factores de riesgo durante la infancia