NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

La irisina, una hormona contra el sobrepeso

 

La irisina, una hormona contra el sobrepesoDescubierta recientemente, la hormona irisina podría convertirse en una nueva esperanza en la lucha contra la obesidad. Puede guardar algunas claves de los equilibrios y desequilibrios hormonales que podrían ser causa de obesidad o, por el contrario, protegernos contra ella. Y, una vez más, un papel protagonista corresponde a la grasa parda, que parece tener una estrecha relación con la mencionada hormona.

La FNDC5/irisina es una hormona descubierta hace poco más de un año en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. Su importancia deriva fundamentalmente del papel que podría ejercer como protectora frente a enfermedades metabólicas como la obesidad.

Esta hormona tiene una importante función a la hora de transformar la grasa blanca en parda. Esta transformación es una de las grandes bazas con que cuenta la ciencia en la lucha contra la obesidad, ya que, si bien la grasa blanca supone un acúmulo de energía en el organismo, la parda hace consumir energía a dicho organismo, con lo que se adelgaza. Por ello, muchas de las investigaciones que se realizan a nivel mundial en este campo se dirigen a estudiar esta transformación para conseguir estimularla.

Científicos españoles del Instituto de Investigación Biomédica en Red - Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), coordinados por María Pardo, han realizado importantes avances en el conocimiento de la irisina y las circunstancias en que se produce esta hormona en el organismo. El trabajo ha sido publicadoe n "PLOS ONE".

Hasta ahora, se pensaba que la irisina se producía en el tejido muscular, como respuesta al ejercicio físico. El equipo de María Pardo ha demostrado, sin embargo, que también puede ser producida en los tejidos de grasa blanca. En un principio lo probó en roedores, pero posteriormente demostró que la grasa blanca humana también puede secretar irisina.

El equipo comprobó que los individuos que sufren obesidad producen, de hecho, una mayor cantidad de irisina. Esto, que en principio debería ser positivo, ya que esta hormona favorece la conversión de grasa blanca en parda, no parece serlo tanto a causa de que parece que dichos individuos obesos desarrollan una cierta resistencia a esa hormona, con lo que elevadas cantidades de ella no producen los efectos que serían de esperar. De esta forma, la hormona no protege de la obesidad como debiera.

De estos estudios podrían derivarse interesantes estrategias para luchar contra la obesidad. Si se consiguiera que la irisina realizara su función de forma más eficaz (ya fuera estimulando la secreción de una mayor cantidad de hormona o anulando la resistencia a la acción de la misma que se genera en las personas obesas), se conseguiría que una mayor cantidad de grasa blanca se transformara en parda, con lo que habría más termogénesis y un mayor consumo de calorías por parte del organismo. El resultado sería una sensible pérdida de peso.

Los investigadores van a centrar su trabajo en la posibilidad de estimular, mediante fármacos o nutrientes, la actividad de la irisina. Por otra parte, el equipo sospecha que dicha hormona cumple importantes funciones endocrinas en el cuerpo humano, que habría que investigar igualmente, dadas las complejas interrelaciones que existen en el organismo .

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en diciembre de 2013

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Nueva propuesta de acción para la leptina
     La hormona oxyntomodulina
     Hormona FGF21 para adelgazar: de la esperanza al desencanto
     La "hormona del embarazo", HCG, no adelgaza y puede ser peligrosa
     Adelgazar activando la grasa parda con la hormona FGF21