NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

El análisis del aliento de una persona podrá indicar si sufre un importante factor de obesidad

 

El análisis del aliento de una persona podrá indicar si sufre un importante factor de obesidadLa presencia de hidrógeno y metano en el aire espirado sería indicio, según una investigación, de que se tiene en el tracto digestivo una cantidad excesiva de una bacteria que sería la culpable de que se aproveche mejor el alimento y se acumule más grasa. Por ello, este descubrimiento abre la puerta a un diagnóstico temprano y a nuevos tratamientos contra la obesidad.

El equipo que ha realizado la investigación ha estado encabezado por Ruchi Mathur, director del Centro de Tratamiento Ambulatorio y de Educación de la Diabetes, perteneciente a la División de Endocrinología del Hospital Cedars-Sinai, en Los Ángeles (California, Estados Unidos).

La publicación especializada "Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism" ha reflejado el avance. La investigación partió de la constatación de que las personas que tienen una mayor abundancia de hidrógeno y metano en el aire espirado tienen una mayor masa corporal y, además, un mayor porcentaje de grasa en su organismo. Los investigadores se centraron en una bacteria presente en el tracto digestivo, la Methanobrevibacter smithii (MS).

Mathur explica que, normalmente, diversos organismos microscópicos habitan en nuestro intestino en un equilibrio saludable, gracias a los cuales transformamos en energía los nutrientes que ingerimos. El problema es que, cuando este equilibrio se altera en favor de una superabundancia de la MS (alteración que es detectada al medir un exceso de hidrógeno y metano en el aire espirado), las cosas cambian.

En esos casos, la persona que aloja esa cantidad desproporcionada de MS comienza a ganar peso y a acumular grasa, ya que la proliferación de estos microorganismos provoca, directa o indirectamente, un mayor aprovechamiento de los nutrientes y, por tanto, un mayor acúmulo de grasa y un aumento del IMC (Índice de Masa Corporal).

Esta investigación echa sus raíces en un campo (el de las bacterias intestinales) que parece cada vez más productivo a la hora de explicar por qué ciertas personas engordan más que otras. Y, por tanto, en la búsqueda de herramientas para luchar contra la obesidad. La posibilidad de detectar con facilidad y precisión qué personas sufren un desequilibrio de la MS puede ser el inicio de un camino prometedor en esta lucha.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en diciembre de 2013

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     La flora intestinal también interviene en la tendencia a engordar de cada persona
     Las bacterias intestinales, ¿un remedio contra la obesidad?
     Los prebióticos podrían tener efecto adelgazante