NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Las propiedades nutricionales de un vistazo

 

Las propiedades nutricionales de un vistazoEs un nuevo diseño de etiqueta para alimentos que nos permite comprobar de un vistazo la calidad nutricional del producto que pensamos comprar. Se ha impuesto ya en el Reino Unido, aunque no sin dificultades, y tenemos que luchar para que se imponga también en nuestro país cuanto antes. Porque, al permitirnos tomar decisiones de compra más saludables de forma rápida, nos ayudaría a luchar contra el sobrepeso.

Está decidido que se utilizará en el Reino Unido, probablemente a mediados de 2013, pero todavía no está definido del todo el diseño. Sin embargo, sí podemos adelantar las líneas básicas del mismo. Se trata de informar al cliente de forma clara y rápida del contenido y calidad nutricional del producto. En primer lugar, y esto es importante, será una etiqueta frontal y bien visible, con lo que no habrá que estar buscando letras pequeñas y poco legibles por detrás ni por los laterales del producto.

Va a informar acerca del contenido en cinco ingredientes importantes: grasas, grasas saturadas, azúcar, sal y calorías, para la unidad de compra (si es un producto envasado de forma individual) o de consumo (si es un producto que se presenta en cajas, por ejemplo), con indicación del peso al que se refieren las cifras que se indican. Y, para cada uno de estos cinco elementos, el porcentaje que supone de la cantidad diaria recomendada. Hasta ahora, no hay mucho de nuevo.

La novedad, y su principal utilidad, reside en cómo se presenta esta información. Cada uno de los cuatro primeros ingredientes (grasas, grasas saturadas, azúcar y sal) vendrá insertado en un disco de color verde, naranja o rojo, según su contenido en dicho elemento sea bajo, medio o alto, respectivamente. De ahí el nombre de la etiqueta. Además, figurará la inscripción "bajo", "medio" o "alto", según corresponda a cada ingrediente. Por su parte, las calorías vendrán indicadas sobre fondo blanco.

De esta manera, el comprador, nada más ver el producto, sabe a qué atenerse, sobre todo en función de cuáles sean sus preocupaciones en cuanto a su estado de salud: obesidad (grasas y azúcares), problemas circulatorios (grasas saturadas), hipertensión (sal), etc. Y, dada la rapidez y comodidad con que se obtiene esta información, podrá cambiar a mejor sus hábitos de compra y, por tanto, de ingesta.

Adicionalmente, es de suponer que se producirá otra ventaja añadida: los fabricantes, al ver disminuir las ventas de los productos menos saludables y aumentar las de los más respetuosos con la salud de sus clientes, pondrán un mayor cuidado a la hora de su elaboración, procurando evitar, en lo posible, los ingredientes más perjudiciales.

El problema es que ha costado mucho imponer esta etiqueta en Gran Bretaña, por la oposición de algunas grandes cadenas de hipermercados. En nuestro país, es previsible que ocurra lo mismo, por lo que el tema puede demorarse. Pero la insistencia del Ministerio de Salud Pública británico en implantarla nos dice mucho de su importancia para nuestra salud.

Por ese motivo, hasta que la tengamos aquí, sería buena idea que insistamos en condicionar la compra de los productos alimenticios al contenido nutricional de sus poco visibles y a veces confusas e ininteligibles etiquetas. Merece la pena el esfuerzo, porque nos va en ello nuestra salud.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en diciembre de 2012

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     El etiquetado de los alimentos
     Grasas "malas": informar o suprimir
     Es importante leer las etiquetas de los productos de alimentación
     La UE regula el etiquetado de los alimentos para una alimentación más sana