NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Problema: las madres no se dan cuenta del sobrepeso de sus hijos

 

Las madres no se dan cuenta del sobrepeso de sus hijosY, además, de forma abrumadora, ya que en torno a un 90% de las madres de niños con sobrepeso no reconocieron que lo sufrían. Dado que el primer paso para resolver un problema es reconocer que existe, esta falta de objetividad de las madres hacia sus hijos es la primera dificultad que hay que superar. Para ello, lo mejor es acudir a las tablas de percentiles y a la consulta del pediatra.

La investigación, encabezada por Herin R. Hager, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland (Estados Unidos), ha sido publicada en “Archives of Pediatric and Adolescent Medicine” y en “Health Magazine”. Se realizó sobre 281 madres y sus hijos, de edades comprendidas entre un año y algo menos de tres.

Las conclusiones del estudio son mucho más que una mera curiosidad: como hemos comentado más arriba, si no se ve el problema, no puede abordarse. Lo cierto es que, contra lo que pudiera pensarse, y con independencia de la subjetividad de las madres hacia sus hijos, apreciar si un niño tiene o no sobrepeso puede resultar bastante más difícil que en el caso de los adultos. Y esto es un hecho reconocido, incluso, por la propia OMS, que recomienda realizar mediciones específicas para averiguarlo.

Por si esto fuera poco, se nota el peso de ciertas ideas muy extendidas que vienen a decir que un niño gordito está más sano que uno de peso normal. Esto podría ser cierto hace unas cuantas décadas, cuando una disentería mal controlada u otras enfermedades infecciosas podían costarle la vida a un niño mal nutrido. Hoy día, en los países desarrollados, el riesgo proviene más bien de lo contrario: el exceso de kilos.

Debemos, pues, tener muy en cuenta este estudio y aceptar que, probablemente, nosotros tampoco seremos buenos jueces del estado de nuestros hijos. La solución es acudir al pediatra que, auxiliado por las tablas de percentiles, nos dirá si nuestro niño tiene o no sobrepeso. A partir de ahí, podemos empezar a solucionar el problema (mejor alimentación, más ejercicio, mejores costumbres...), pues un niño obeso tiene mucha papeletas para serlo también de mayor. Muchas veces, en nuestra mano está evitarlo.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en agosto de 2012

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Factores de la obesidad infantil
     La comida de nuestros hijos
     Si los padres comen de forma saludable, los hijos también lo harán
     Los padres obesos "contagian" su obesidad a sus hijos del mismo sexo