NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

¿Qué fue de tantos tratamientos prometedores contra la obesidad?

 

¿Qué fue de tantos tratamientos prometedores contra la obesidad?Con frecuencia aparecen en los medios de comunicación (y en esta misma web) noticias acerca de tratamientos o medicamentos para adelgazar que parecen muy prometedores. Sin embargo, pasan los años y no volvemos a saber de ellos. Para entender la razón de esto, conviene conocer el proceso de desarrollo de un medicamento y las enormes dificultades (técnicas, económicas, legales...) que debe superar hasta estar en el mercado.

Si bien el término tratamiento es más amplio y no siempre se basa en la administración de un determinado fármaco, lo dicho para estos vale en gran medida para aquellos, al menos para comprender la complejidad del proceso de lucha contra un trastorno tan grave y difícil de solucionar como es la obesidad.

Hay un primer hecho que hay que tener en cuenta a la hora de valorar las conclusiones de un equipo relativas a su propia investigación, y es que uno mismo es mal juez de sus obras, debido a la inevitable subjetividad humana. Si a eso unimos la necesaria continuidad en la financiación de sus investigaciones (procedente del estado, universidades, fundaciones, empresas...), continuidad que depende muchas veces de las mencionadas conclusiones, hemos de aceptar que hay que analizar estas con cierta prevención.

No obstante lo anterior, hay elementos que dan a una determinada investigación un marchamo de fiabilidad, como es la publicación del trabajo en una revista de prestigio (que, antes de publicar dicho trabajo lo someten a un equipo de expertos) o la reputación del equipo, del investigador principal o, incluso, de la organización a la que pertenecen.

Pero hasta las investigaciones más honestas y generadas por equipos prestigiosos pueden terminar en nada debido a la dificultad de la tarea de sacar al mercado un fármaco nuevo, dificultad en gran parte aplicable a un tratamiento nuevo no farmacológico. Y lo primero que puede sorprender al lector es saber el escasísimo porcentaje de fármacos que llegan al final del proceso: en torno a uno de cada cien candidatos.

El segundo factor a tener en cuenta, que puede resultar también sorprendente, es la enorme duración del proceso: desde que se inicia la investigación hasta que sale el fármaco al mercado suelen transcurrir entre diez y quince años. Aquí se incluye el descubrimiento del fármaco y su desarrollo preclínico, las tres fases del desarrollo clínico (que es la etapa más larga, entre cinco y siete años, porque en ella se debe probar que el principio activo es seguro y efectivo) y la aprobación por parte de las autoridades sanitarias.

Por último, el enorme coste económico de todo el proceso (teniendo en cuenta el coste repercutido de las investigaciones fallidas que, como hemos visto, son amplia mayoría), hace que el desarrollo de nuevos fármacos esté sólo al alcance, normalmente, de grandes multinacionales. Podemos hablar de miles de millones de euros para un sólo medicamento.

Después de leer todo lo anterior nos daremos cuenta de que, en el tema de la lucha contra la obesidad, una cosa son las promesas (aunque sean honestas y basadas en estudios científicos) y otra, por desgracia muy distinta, las realidades. Sin embargo, estamos convencidos de que muchos de los tratamientos que hemos traído a nuestras páginas estarán a disposición del lector dentro de unos años, y de forma exitosa.

Hasta entonces, sólo cabe esperar y acudir a lo que se ha demostrado como más eficaz con carácter general: mantener una actividad física adecuada y alimentarse de forma saludable. Y, por supuesto, hacerlo para siempre y, preferiblemente, bajo la supervisión de un profesional de confianza.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en junio de 2012

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Llegan con polémica nuevas promesas frente al sobrepeso
     Liraglutida, posible nuevo fármaco contra la obesidad
     Fagomina, la molécula que retrasa el hambre
     Hoodia: un cactus sudafricano, esperanza contra la obesidad
     Tratamiento experimental destruye la grasa eliminando su riego sanguíneo