NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Cohen: algunos secretos de un dietista razonable

 

Cohen: algunos secretos de un dietista razonableJean Michel Cohen es un dietista francés que ha conseguido una indudable popularidad, y la ha conseguido por varios motivos. En primer lugar, ha ganado un juicio al célebre y controvertido Dukan; además, es el dietista de la élite francesa (como Sarkozy o Carla Bruni) y, por último, ha escrito varios libros con indudable éxito de ventas sobre el tema del adelgazamiento. Sin embargo, no lo traemos aquí por ninguno de estos motivos, sino porque es un dietista razonable y lo que propone está en armonía con lo que afirman los científicos. La clave es, quizá, que lo expone de una forma mucho más atractiva que como lo hacen éstos.

Una de las cosas que llama más la atención de lo que dice es cuando afirma que el secreto de su dieta es decir la verdad. Y con ello se refiere a que el paciente debe saber que no hay dietas milagrosas; que es difícil adelgazar sin esfuerzo y para siempre. Todo consiste en explicar, con la verdad por delante, cómo funcionan las cosas en lo referente a la nutrición. Que las causas de la obesidad son dos, básicamente: la abundancia de alimentos apetecibles y baratos, en primer lugar, y que ahora nos movemos menos que antes.

Cohen es un convencido de la dieta mediterránea. Dice, sencillamente, que es perfecta, y el principal problema respecto a ella es que en muchos países (no en el nuestro, por fortuna) es difícil encontrar los alimentos que la componen. Y pone como ejemplo el tomate con aceite de oliva, que es una combinación inmejorable del licopeno activo del tomate con los ácidos grasos monoinsaturados del aceite de oliva. Pero todo ello sin perder de vista que no se deben superar las 1.800 calorías diarias.

Por lo que respecta a los precocinados, arremete con decisión contra ellos. Afirma que, contra lo que mucha gente cree, son más caros que los alimentos elaborados y, lo que es más importante, mucho más insanos. Dado que la industria alimentaria busca el máximo beneficio, los ingredientes que utiliza (buscando, en general, el menor coste) no tienen la garantía de salud que tenemos cuando los compramos nosotros. Por ello, recomienda cocinar más y mejor; porque cuando cocina uno mismo, sabe lo que come.

Pero quizá una de las ideas más interesantes, y también chocantes, es que defiende el placer en la dieta. Así, se opone a la idea generalizada de que dieta igual a sufrimiento. Por el contrario, afirma que pueden cocinarse platos muy sabrosos y equilibrados, y convertir con ello la dieta en un deleite para los sentidos, siempre que se ponga en ello amor hacia uno mismo y hacia los demás. Hacer una dieta no es castigarse, concluye.

Por lo que se refiere a las dietas hiperproteicas, tan de moda últimamente (recordemos la ya mencionada polémica con Dukan), rechaza de forma rotunda las disociadas, achacándoles un riesgo grave para la salud, y defiende tomar proteínas de una manera equilibrada: somos omnívoros y tenemos que comer de todo. Más concretamente, aconseja tomar un gramo diario de proteínas por cada kilo de peso del paciente.

Para terminar, opina que Internet puede ser una valiosa herramienta de seguimiento, ya que posibilita un control personalizado del paciente. Estar conectado a la red permite integrarse en comunidades de personas con la misma finalidad (adelgazar), lo que puede suponer un inestimable acompañamiento y apoyo psicológico en momentos difíciles.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en junio de 2012

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Los médicos franceses denuncian al creador de la Dieta Dukan