NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

La cirugía de estómago induce importantes cambios hormonales que ayudan a adelgazar

 

La cirugía de estómago induce importantes cambios hormonales que ayudan a adelgazarEs la alternativa más dura, radical e incluso peligrosa, pero también la más eficaz (para muchos, la única eficaz) en casos graves de obesidad. La reducción de peso que conlleva es un proceso que tiene causas complejas que no se limitan a que las personas operadas comen menos porque "les cabe menos". Por el contrario, la reducción de estómago cambia de manera importante el equilibrio hormonal que determina el hambre y la saciedad.

Muchas personas obesas sienten una necesidad constante e incontrolable de comer más. Ciertos estudios han relacionado esta necesidad imperiosa con desequilibrios en sus hormonas. Más concretamente, un equipo de investigadores del Imperial College, en Londres, encontró hace ya más de diez años dos hormonas cuyo equilibrio determinaba en gran medida el deseo de comer.

Se trata de la PYY, cuya presencia supone saciedad, y la ghrelina que, por el contrario, produce sensación de hambre. Más recientemente, Carel Le Roux, de la mencionada institución y doctor del Hospital King´s College, también en Londres, ha ido mucho más allá. Tras confirmar que en muchas personas obesas el equilibrio entre estas dos hormonas se encuentra alterado, decidió estudiar los efectos que en dicho equilibrio supone una operación de bypass gástrico, intervención radical en la que se reduce en gran medida el tamaño del estómago.

Tras realizar dichas investigaciones, Le Roux afima que "la barriga puede hablar con el cerebro e influenciar cuán hambrientos o llenos estamos". Es decir, que existe algún tipo de conexión hormonal entre el estómago y el cerebro. Estudió las alteraciones hormonales en pacientes intervenidos y descubrió que, en efecto, el equilibrio se modifica. Y desaparece el ansia de comer, sobre todo por lo que se refiere a determinados alimentos engordantes.

Este cambio en las apetencias ha sido validado por estudios cerebrales. La psiquiatra Samantha Scholtz ha analizado, mediante resonancias magnéticas, qué áreas cerebrales se estimulan ante la presencia de diferentes tipos de comida, saludable o no saludable. Y ha verificado que dicha estimulación cambia de forma radical tras la intervención de estómago mencionada más arriba. Lo cual es una comprobación objetiva de los cambios en las apetencias gastronómicas que las personas intervenidas declaraban haber sufrido: ya no les apetecían los alimentos dulces ni grasientos.

Pero, dando un paso más, Le Roux espera que estos descubrimientos permitan, en unos pocos años, desarrollar procedimientos menos invasivos que la cirugía, como pastillas o inyecciones, para alterar el equilibrio hormonal que determina el ansia de comer. Si se consigue, supondría un avance decisivo en la lucha contra la obesidad.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en mayo de 2012,
a partir de informaciones de BBC Salud

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     El riesgo de no operarse
     La cirugía de estómago exige un correcto seguimiento
     La cirugía de estómago puede ser adecuada para pacientes con diabetes tipo 2, aunque no tengan obesidad mórbida
     La cirugía de reducción de estómago a veces no es la solución