NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Otra línea de investigación: estimular la grasa parda.

 

Estimular la grasa pardaHace pocos años, ni siquiera se sabía que existiera en los adultos. Hoy, está considerada por muchos expertos como una de las grandes esperanzas contra la obesidad. Sin embargo, esta esperanza no está tan próxima como a todos nos gustaría.

La grasa parda es similar a la normal, de color blanco amarillento, pero tiene un tono más oscuro, debido a la abundancia de mitocondrias, que son las "centrales de energía" de nuestro cuerpo. Dichas mitocondrias producen calor y mantienen la temperatura del organismo, para lo que queman calorías que obtienen de la grasa blanca, con lo que reducen su volumen. Por tanto, su estimulación podría ser en el futuro una alternativa para adelgazar.

Su existencia es conocida desde mediados del siglo pasado. Sin embargo, al principio se pensaba que sólo existía en algunos animales, como los roedores. Pero se descubrió en recién nacidos y, hace muy pocos años, en 2009, también en adultos humanos. Este hallazgo hizo que su interés aumentara de forma considerable para la comunidad científica.

Uno de los equipos que investiga el tema es el de la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins, en Baltimore (Estados Unidos), encabezado por Sheng Bi, que ha publicado sus hallazgos en "Cell Metabolism". El equipo, al bloquear una proteína que estimulaba el apetito, consiguió que los roedores objeto de su experimentación perdieran peso. Pero, además, posteriormente pudieron comprobar que la grasa blanca se había transformado en parda en diversas partes del cuerpo.

Sheng Bi piensa que las células madre de la grasa parda estaban presentes en la blanca, y resultaron activadas al bloquear la mencionada proteína. Si eso fuera cierto, la grasa parda en los adultos humanos no habría desaparecido, como se creía, sino que estaría en un estado "letárgico", del que se la podría sacar mediante el activador adecuado.

Sin embargo, parece aventurado afirmar que se ha encontrado el "interruptor" que estimula la actividad de la grasa parda. Francesc Villarroya, por ejemplo, que es un científico español perteneciente al Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, afirma que, si bien el descubrimiento es interesante, no sería extrapolable a humanos de forma directa, por diversas razones.

En primer lugar, para bloquear la proteína utilizaron un virus modificado, lo que entrañaría un riesgo inasumible en el caso de personas. Pero, además, es muy delicado intervenir en los mecanismos del sistema nervioso central, como hicieron los investigadores estadounidenses, ya que, además de la diana buscada, se podrían alterar otras funciones básicas, como el sueño, la presión sanguínea o el estado de ánimo.

El equipo de Villarroya, que también ha publicado sus hallazgos en "Cell Metabolism", se centra igualmente en la búsqueda de activadores de la grasa parda, y estudia la hormona FGF-21, que reduce los niveles de glucosa y activa el metabolismo de dicho tipo de grasa. Dado que esta hormona se produce en el hígado como respuesta a los ácidos grasos de la dieta, lo que intentan es activar su producción mediante un cambio en la alimentación.

A pesar de que estos descubrimientos son muy prometedores, sus aplicaciones terapéuticas están aún lejanas. No se conoce bien cómo la grasa parda quema la blanca, ni los mecanismos que podrían estimular este proceso en las personas. Ni siquiera se sabe si la grasa blanca se transforma en parda, o estaban ambas presentes desde el principio: la blanca, con células voluminosas, y la parda sólo como células madre. Es mucho lo que falta, pero también es mucho lo que promete.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en septiembre de 2011

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Adelgazar activando la grasa parda
     La grasa parda de nuestro cuerpo, una grasa que adelgaza

Tienda online de Hoodia