NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE

La "hormona del embarazo", HCG, no adelgaza y puede ser peligrosa.

 

La hormona del embarazo HCG no adelgazaComo, por desgracia, ocurre cada vez con más frecuencia, se ha puesto de moda un procedimiento "milagro" para adelgazar, esta vez en Estados Unidos pero con muchas posibilidades de llegar a Europa. Se trata de la hormona HCG. Aunque en España se exige receta médica para obtenerla, puede conseguirse por Internet, donde también se encuentran multitud de testimonios supuestamente científicos que alaban su eficacia para bajar de peso. Pero, además de un fraude, su utilización sin control médico y para una finalidad diferente de aquella para la que está autorizada (lograr el embarazo) puede ser peligrosa.

La llamada hormona del embarazo (HCG, gonadotropina coriónica humana) se utiliza en tratamientos de fertilidad para estimular la ovulación de la mujer de forma artificial, con frecuencia junto a otras hormonas. Con ellas, pueden obtenerse varios óvulos maduros con posibilidad de ser utilizados posteriormente para lograr el embarazo mediante técnicas de fecundación "in vitro" u otras.

La hormona fue descubierta en 1930 y llegó a utilizarse durante los años 50 para adelgazar, si bien se abandonó posteriormente su uso con esta finalidad al comprobarse que no se lograba una reducción efectiva de peso. Además, hoy día se sabe que su utilización sin control médico entraña riesgos que no son nada despreciables: depresión, trombosis y problemas renales y coronarios.

En nuestro país se exige receta para conseguirla, pero el problema es que también puede obtenerse por Internet, por más que nuestra legislación prohíba la venta de medicamentos mediante esta vía. Ciertas empresas pueden proporcionarla sin receta a quien está dispuesto a pagar entre 30 y 100 euros. Una vez más, los intereses económicos se ponen por delante de la salud de los ciudadanos. Y de su bolsillo, porque los expertos coinciden en afirmar que no reduce el peso en modo alguno.

Además de lo anterior, su utilización puede ser origen de determinados trastornos graves de la alimentación, como la anorexia o la bulimia. El problema ha alcanzado tal dimensión en el país norteamericano que la FDA, la autoridad que controla allí el uso de los medicamentos y referencia mundial en el tema, ha lanzado una alerta para prevenir a la población de los riesgos de la HCG cuando se utiliza de forma inadecuada. De hecho, este organismo prohibió ya en el año 1975 su uso como adelgazante.

Como tantas otras veces, no hay más que utilizar la lógica. Si la HCG funcionara para adelgazar, y además sin riesgos, la habrían sacado al mercado los principales laboratorios, que invierten cantidades ingentes para lograr algo parecido a lo que prometen los paladines de la hormona.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en mayo de 2011,
a partir de informaciones de El País