NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

La educación, un factor clave contra el sobrepeso

 

La educación, un factor clave contra el sobrepesoEn la antigüedad, los ricos eran gordos y los pobres delgados, por la importancia económica que tenía la compra de la comida. Sin embargo, la situación ha cambiado, al menos en los países desarrollados, y la relación es la contraria: un mayor nivel socioeconómico conlleva una forma más sana de comer y un peso más saludable. Los expertos identifican a la educación como uno de los factores más importantes para explicar este vínculo.

La relación, inversa, entre nivel socioeconómico y sobrepeso es tan estrecha que resulta sorprendente. Un reputado experto en el tema de la obesidad, José María Ordovás, afirma que un bajo nivel socioeconómico y de estudios es el factor de riesgo más importante asociado a la obesidad. Y se basa en el resultado de múltiples estudios realizados durante las últimas décadas.

Y esto es así hasta el punto de que Ordovás ha demostrado que tener titulación universitaria es un factor capaz de compensar, ni más ni menos, que la predisposición genética a la obesidad. Aunque hay otros factores que intervienen (como el hecho de que comer mal es más barato que hacerlo bien, y por ello las capas de la sociedad menos favorecidas podrían verse empujadas hacia los productos más engordantes frente a los más sanos), es la educación el que marca más la diferencia.

Una vez conocidas las conclusiones más importantes de un estudio o investigación, hay que intentar utilizar dichas conclusiones en nuestro beneficio, siempre con el objetivo de alcanzar un peso más saludable y una mejor calidad de vida. Dado que aumentar nuestro nivel socioeconómico no es tarea fácil ni inmediata, podemos fijarnos en el factor más decisivo asociado a dicho nivel: la educación; y, en concreto, la educación nutricional.

Contra lo que algunos podrían pensar, la Nutrición no es una materia sencilla que pueda resumirse en cuatro reglas. De hecho, el dominio de esa disciplina es objeto de estudios superiores. Sin embargo, sin pretender convertirnos en expertos, sí podemos ampliar, en nuestro propio provecho y en el de los miembros de nuestra familia, nuestros conocimientos sobre Nutrición.

La clave está en interesarse en el tema, leer mucho (siempre de fuentes solventes), acostumbrarnos a mirar las etiquetas de los alimentos antes de comprarlos... En definitiva, conseguir que la Nutrición, que es tan importante, "esté en el ambiente" dentro del ámbito familiar. A la hora de comprar, de cocinar, de elegir el menú cuando se come fuera de casa y también cuando se come dentro de ella, de aliñar el plato en la mesa...

También es importante poner un interés especial en educar a nuestros hijos, si los tenemos, en el tema que nos ocupa. Los jóvenes son más permeables a la educación y, si conseguimos que asuman, al menos, los conceptos más importantes, adoptarán principios y costumbres más saludables, probablemente para siempre. Y, por supuesto, sería muy conveniente que se incorporara con más decisión esta materia en los planes de estudio de la formación reglada, desde Educación Infantil hasta Bachillerato.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en mayo de 2011,
a partir de informaciones de El Mundo Salud

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Adelgazar mediante la educación y el cambio de hábitos
     Programa Thao para prevenir la obesidad desde el nacimiento