NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE

Chitosán: ni adelgazante ni seguro

 

Chitosan para adelgazarEl chitosán, presente en numerosos complementos dietéticos de venta en farmacias, herbolarios e Internet, se vende con la promesa de adelgazar de forma rápida y segura, ya que reduce la absorción de grasas. Sin embargo, como en tantos otros casos, las evidencias científicas afirman lo contrario.

El chitosán es un polisacárido elaborado a base de quitina, una sustancia que forma el caparazón de los crustáceos (gambas, cangrejos,...). Su utilización como producto adelgazante deriva de ciertas pruebas de laboratorio en las que se comprobó que el chitosán se une a la grasa de la dieta y a los ácidos biliares. De ellas, algunos dedujeron que lo mismo ocurriría en el estómago humano, por lo que sería adelgazante.

Así, la publicidad o los textos de los envases de estos productos hacen afirmaciones como: "elimina la grasa del cuerpo antes de que pueda ser absorbida", o "tiene la capacidad única de unirse a las grasas en el estómago antes de que hayan sido metabolizadas, lo que impide su absorción en el tracto digestivo".

Sin embargo, los ensayos clínicos no refrendan esas afirmaciones. Ya en el año 2001, Max Pittler y Edzard Ernst realizaron un metanálisis en el que se concluyó que el efecto del chitosán en el peso corporal no tenía efectos significativos ni importancia clínica. Tampoco quedó demostrada su supuesta capacidad para absorber grasas.

Años más tarde, en 2008, las universidades de Auckland (Nueva Zelanda) y Oxford (Reino Unido) realizaron una revisión de estudios y llegaron a la misma conclusión que los dos investigadores citados en el párrafo anterior. Y, en nuestro país, un estudio realizado por el equipo de nutricionistas de Consumer Eroski sobre el chitosán (entre otros), confirmó su inutilidad como producto adelgazante.

Por todo lo visto en los párrafos precedentes, podría pensarse que el consumo de complementos dietéticos basados en el chitosán no tiene más efecto que tirar el dinero (uno de los productos más conocidos supone 55 euros al mes) y las ilusiones a la basura. Sin embargo, esta afirmación no es del todo cierta, ya que el chitosán no está exento de efectos secundarios. Los estudios indican que en la mayoría de los casos son leves: estreñimiento, flatulencia, náuseas o ardor de estómago.

Sin embargo, en algunos casos podría tener efectos bastante más graves. Así, al ser productos derivados de crustáceos, personas con alergia al pescado y al marisco podrían tener reacciones alérgicas peligrosas. Y, por desgracia, en algunos de los complementos dietéticos con chitosán no se incluye la advertencia correspondiente. Saquen ustedes, pues, sus propias conclusiones.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en agosto de 2010,

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Determinadas ayudas para adelgazar, examinadas por la ciencia