NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

La grasa de muslos y glúteos podría tener algunos efectos positivos

 

Las cartucheras (grasa de muslos y glúteos) podrían tener algunos efectos positivosPrimero era grasa y, por tanto, mala para la salud; más tarde, se dijo que era menos mala que la abdominal; ahora se sabe que no es mala y pronto podría demostrarse que es incluso buena, al "atrapar" en ella y neutralizar sustancias perjudiciales para nuestro cuerpo. Así, y si dejamos al margen las cuestiones estéticas (subjetivas, cambiantes y secundarias), la grasa de glúteos y muslos ha pasado de villana a heroína. Por el contrario, la barriga es, cada vez más, la mala de la película.

La grasa abdominal está formada por células grasas viscerales que tienen tendencia a romperse y liberar sustancias perjudiciales para la salud: ácidos grasos libres que generan resistencia a la insulina (con el consiguiente riesgo de diabetes, alteraciones en los lípidos e hipertensión arterial); perjudican al hígado, el páncreas, los músculos y el corazón, que se infiltran de grasa y, por último, pueden producir insuficiencia cardíaca y otros problemas circulatorios, ya que generan sustancias proinflamatorias.

Por el contrario, la grasa de muslos y glúteos no presenta estos problemas. La revista International Journal of Obesity ha publicado una revisión de las investigaciones en este campo. Si bien dichas investigaciones están en sus inicios, ya se pueden hacer varias afirmaciones acerca de la grasa de glúteos y muslos. Y todas buenas, si dejamos aparte las cuestiones estéticas (siempre menores, comparadas con la salud) y ciertos efectos mecánicos que podrían ser negativos, por el mayor peso que tendrían que soportar las articulaciones.

Diversos estudios epidemiológicos habían señalado la relación entre la grasa gluteofemoral y un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas, como la diabetes. Lo cierto es que la población con la grasa situada en esas zonas tiene menos colesterol LDL (el "malo") y más HDL (el "bueno"). Además, esta grasa genera leptina y adiponectina, que son sustancias muy beneficiosas, ya que aumentan la sensibilidad a la insulina y producen vasodilatación. Todo esto hace que las arterias de esta población estén en mejores condiciones.

Por su parte, diversos especialistas, como José Manuel Fernández-Real, jefe de Sección de Diabetes del Hospital Josep Trueta, de Gerona, van más allá y opinan que la grasa de muslos y glúteos actúa como una especie de filtro natural. Así, atrapan y acumulan, de forma inocua, determinadas sustancias muy perjudiciales, como células adiposas liberadas en la zona de grasa visceral que, de otro modo, se depositarían en distintas partes del organismo, donde podrían hacer mucho daño.

Para terminar, hay que tener en cuenta dos prevenciones. En primer lugar, la predisposición que tiene el cuerpo de las mujeres a situar su grasa en glúteos y muslos está vinculada a la presencia de hormonas femeninas; por tanto, al sobrevenir la menopausia, la tendencia es más parecida a la del hombre y tienden a acumularla en el abdomen. Además, cuando el sobrepeso es acusado la grasa, después de acumularse en esas zonas favorables, lo hace también en la abdominal.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en febrero de 2010,
a partir de informaciones de El Mundo Salud

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     El riesgo de la grasa abdominal
     La distribución de la grasa en el cuerpo también está condicionada por los genes
     ¿Eres pera o manzana?