NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

El riesgo de la grasa abdominal

 

La grasa abdominalPara la salud, la cuestión no es sólo tener o no un exceso de grasa sino, sobre todo, dónde se tiene. Esto es porque la grasa abdominal es mucho más perjudicial, de cara a sufrir enfermedades circulatorias o diabetes tipo 2, que la que se deposita en glúteos, caderas y mulos. Por eso, en la actualidad, se considera tan importante el metro como la báscula.

Hasta hace poco, no se sabía de la importancia que tiene para la salud la grasa abdominal, y de hecho no se la consideraba diferente de la subcutánea, es decir, la que tenemos, sobre todo, en glúteos, caderas y muslos. Sin embargo, estudios aparecidos durante los últimos años han resaltado la enorme importancia que tiene, desde el punto de vista médico. Por ejemplo, aumenta entre dos y cuatro veces la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares, por lo que la barriga se ha convertido en uno de los principales factores de riesgo circulatorio.

Así, en una de las últimas reuniones del Colegio Americano de Cardiología, destacó el estudio IDEA, en el que participaron casi 170.000 pacientes de 63 países. La principal conclusión de dicho estudio fue la estrecha relación encontrada entre el perímetro de la cintura y las enfermedades cardiovasculares, independientemente del peso. Y los profesionales van siendo cada vez más conscientes del problema, de forma que, por ejemplo, la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española del Corazón han realizado campañas para concienciar tanto a pacientes como a médicos.

Pero, ¿por qué es tan peligrosa la grasa abdominal? Antes se la consideraba una mera reserva de energía, quizá antiestética pero inactiva desde un unto de vista fisiológico y médico. Sin embargo, hoy día se sabe que altera el colesterol (sube el "malo" y baja el "bueno"), aumenta los triglicéridos y la tensión arterial, incrementa la coagulación y produce inflamación de los vasos sanguíneos.

Mas sus perjuicios no terminan ahí, ni se limitan a los aspectos circulatorios. También desde el punto de vista metabólico es muy dañina, ya que se la considera una de las principales causas, si no la principal, de la diabetes tipo 2. Las células grasas situadas en el abdomen dificultan que se segregue una hormona, la adinopectina, que facilita la acción de la insulina. Además, la grasa visceral daña al páncreas, el órgano productor de insulina natural.

Así, la recomendación de los expertos es vigilar no sólo nuestro peso, sino también nuestra cintura, pues puede haber individuos que no tengan sobrepeso, según su IMC, pero tengan barriga, con lo que estarían incurriendo en un importante factor de riesgo para su salud.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en Septiembre de 2009,
a partir de informaciones de Consumer Eroski

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Grasa abdominal y diabetes tipo 2
     La distribución de la grasa en el cuerpo también está condicionada por los genes