NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

La inhibición de una enzima intestinal supone una nueva línea de investigación

 

Inhibición de una enzima intestinal contra el sobrepesoUna reciente investigación ha llegado a resultados muy esperanzadores en la búsqueda de una solución farmacológica a la obesidad: la inhibición de la enzima intestinal MGAT2 impediría que la grasa ingerida fuese almacenada en el organismo.

El cuerpo humano metaboliza las grasas que ingiere y las acumula en el tejido graso. Esta forma de actuar ha supuesto durante miles de generaciones una ventaja evolutiva, ya que los individuos que eran capaces de realizar este proceso con más eficacia disponían de más reservas energéticas cuando se presentaban los muy frecuentes periodos de escasez de alimentos. Cuando esto ocurría, era más probable que sobrevivieran a la hambruna, y podían así transmitir sus genes a más individuos.

Pero lo que era una indudable ventaja evolutiva se ha convertido en un problema, y muy grave, en las sociedades desarrolladas. Con la disponibilidad abundante de comida hipercalórica y el sedentarismo, esta habilidad para acumular grasas está llevando a gran parte de la población hacia el sobrepeso o la obesidad, con los problemas médicos que esto supone y todos conocemos.

En el proceso de acumular la grasa ingerida en el organismo tiene un papel importante la enzima MGAT2, presente en el intestino. Y es esta enzima la que ha sido objeto de investigación por parte de un equipo de científicos de la Universidad de California (San Francisco, Estados Unidos) dirigido por Rober Farese. Una reseña de este notable avance ha sido publicada en la edición digital de "Nature Medicine".

El equipo consiguió desactivar, mediante fármacos, la enzima MGAT2 en una muestra de individuos. Y pudo comprobar que esta desactivación suponía que dichos individuos quedaban protegidos contra la obesidad, el colesterol alto y el hígado graso aunque siguieran una dieta alta en grasas. En ellos, aunque la absorción de grasas era normal, aumentaba la dispersión de energía frente a su acúmulo como grasa en el cuerpo.

Aunque hay que ser realistas y aceptar que falta aún mucho por investigar, la desactivación o inhibición farmacológica de la enzima MGAT2 podría ser un interesante camino para luchar contra la obesidad. Y, si bien es cierto que con frecuencia las esperanzas de estas investigaciones se ven frustradas, también lo es que cada vez son más los avances médicos en la lucha contra esta verdadera epidemia.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net,
a partir de informaciones de El Médico Interactivo

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     La hormona oxyntomodulina
     Bloqueadores ghrelin, otra línea de investigación contra el sobrepeso