NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Déficit de vitamina D y grasa corporal

 

Vitamina D y grasa corporalUn equipo de investigadores indica una posible relación entre la falta de vitamina D (que se obtiene básicamente mediante la exposición a la luz solar) y un aumento de la grasa en el cuerpo. Aunque falta mucho que estudiar sobre el tema no estaría de más, por si acaso, que procuráramos ingerir alimentos que son fuentes de esta vitamina y tomar el sol de vez en cuando.

Las vitaminas son esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo: crecimiento, formación de hormonas y sangre, sistema nervioso... La vitamina D es liposoluble, por lo que se puede almacenar en el cuerpo y no es preciso tomarla a diario. Se utiliza, entre otras cosas, para la formación de los huesos y la protección de los dientes.

Obtenemos la vitamina D cuando tomamos huevos, atún, aceite de hígado de pescado o leche enriquecida. Y, sobre todo, podemos fabricarla en nuestro cuerpo cuando recibimos en la piel directamente la luz del sol. De ahí la importancia, sobre todo en regiones poco soleadas, de no descuidar el tomar el sol y estar al aire libre de vez en cuando.

Un equipo de investigadores encabezado por el doctor Vicente Gilsanz, del Hospital de Niños de Los Ángeles, ha realizado un estudio sobre la vitamina D y los efectos de su carencia sobre 90 mujeres de una zona soleada de California. Dicho estudio ha sido publicado en el "Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism".

La primera sorpresa fue la abundancia de mujeres que presentaban carencias de vitamina D: 57 de las 90 estudiadas (el 63%) tenían cantidades insuficientes de ella. También podría resultar hasta cierto punto una sorpresa que no se encontrara relación alguna entre el nivel de vitamina D y las mediciones óseas de mujeres maduras de entre 16 y 22 años.

Sin embargo el gran hallazgo, en especial en relación a lo que a nosotros nos interesa, fue la asociación entre insuficiencia de vitamina D y obesidad. Las mujeres del grupo que mostró deficiencias de dicha vitamina resultaron ser, en promedio, 7,4 kilos más pesadas que las que no presentaban esa carencia. Además, tenían 3,4 puntos más en sus mediciones de masa corporal.

Podría llegarse a una conclusión provisional afirmando que la falta de vitamina D lleva a un aumento de obesidad muy notable. La gran diferencia de peso e Índice de Masa Corporal entre las mujeres de ambos grupos lo justificaría. Sin embargo, en investigación médica hay que ser muy cauto a la hora de sacar conclusiones de unos datos.

Los propios autores de la investigación aconsejan realizar más estudios sobre esta aparente asociación entre carencia de vitamina D y obesidad. El problema es que completarlos llevará, a buen seguro, muchos años, y no parece prudente esperar tanto tiempo para tomar decisiones respecto a nuestra salud.

Por ello, nos parecería un comportamiento prudente e inocuo tener en cuenta los contundentes resultados del estudio que nos ocupa, aunque sean provisionales, y cambiar ligeramente nuestro menú a fin de incorporar alimentos ricos en vitamina D: huevos, atún, leche enriquecida... Y, sobre todo, exponernos con asiduidad, aunque también con moderación, a los efectos beneficiosos del sol.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net, a partir de informaciones
de Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism

Tienda online de Hoodia