NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Comer rápido y hasta saciarse multiplica por tres el riesgo de sufrir sobrepeso

 

Comer rapido y hasta saciarse multiplica por tres el riesgo de sufrir sobrepesoYa se sabía que ambas son conductas de riesgo, pero un reciente estudio realizado sobre más de 3.000 japoneses demuestra que, combinadas, tienen un efecto multiplicador sobre el peso. De nuevo se demuestra así que cambiar las costumbres es el mejor camino para luchar contra la obesidad, ya que son los malos hábitos los principales culpables.

La investigación, dirigida por Hiroyasu Iso, se realizó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Osaka (Japón) sobre 3.287 adultos, hombres y mujeres de 30 a 69 años, entre los años 2003 y 2006, y ha sido publicado en "British Medical Journal". Analizando sus costumbres en alimentación y su Índice de Masa Corporal (IMC), llegaron a la conclusión que hemos comentado más arriba.

Esta investigación tiene un enorme interés para aquellos que luchan contra su exceso de peso por varios motivos. En primer lugar, y como dicen los propios autores del estudio, el efecto acumulado de estas dos malas costumbres en lo que a la alimentación se refiere (comer hasta saciarse y hacerlo rápido) tienen un efecto súper aditivo sobre la báscula.

Por otra parte, se demuestra una vez más la importancia de adoptar unas buenas costumbres. Cambiar estas dos puede tener efectos muy beneficiosos sobre nuestro peso y, por tanto, nuestra salud, y no suponen un esfuerzo excesivo. Podemos conseguir mucho sin recurrir a dietas insufribles que, además, pueden deteriorar nuestra salud y seremos incapaces de mantener a largo plazo.

Así, tanto los autores del estudio como otros científicos australianos que hicieron un editorial referido a esta investigación, resaltan la importancia de cambiar ciertos hábitos en el tema de la alimentación para mantener un peso que nos permita estar más sanos: entre otros, comer despacio y sin distracciones como la televisión; tomar unas raciones de tamaño adecuado; intentar sustituir comida rápida y otros alimentos hipercalóricos por otros más sanos pero no necesariamente menos apetecibles; tomar agua en vez de refrescos... Todos ellos, como puede verse, son hábitos fácilmente modificables.

Por cierto..., ¿han visto ustedes, entre lo indicado más arriba, que se deba pasar hambre?

Artículo elaborado por Adelgazar.Net, a partir de
informaciones de Europa Press, Reuters y El Mundo

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Comer rápido engorda, porque hace comer más cantidad
     Si se come despacio se come menos
     El problema de comer fuera de casa