NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE

Los anuncios de televisión fomentan la obesidad de nuestros niños

 

Televisión y obesidad infantilDiversos estudios demuestran sin lugar a dudas la muy mala influencia de los anuncios de televisión en el público infantil, en lo referente a costumbres alimentarias y educación nutricional. Hacen que coman más y peor, engorden y perjudiquen su salud. Mientras las administraciones no tomen medidas eficaces, deberíamos ser los educadores y padres quienes lo hagamos.

Un reciente estudio realizado por Consumer sobre la publicidad en doce cadenas de televisión españolas (seis estatales y otras tantas autonómicas) ha arrojado conclusiones preocupantes. El alimentario es el sector que más se anuncia, con el 15,3% de las inserciones: de los 41.184 anuncios analizados, 6.302 eran de alimentación. El problema es que, en su mayoría, anuncian productos que no son buenos para nuestros hijos.

Sometidos esos 6.302 anuncios al criterio de nutricionistas y dietistas, concluyeron que el 44% de los mismos se referían a productos inadecuados y poco saludables para los niños, como bollería, chocolates y aperitivos

Otro 46% fomentaba el consumo de productos que, si bien tenían ciertos valores nutritivos, su elevado contenido en azúcares y exceso de calorías los hacía inadecuados si, como suele ocurrir, se consumen con frecuencia. Es el caso, por ejemplo, de yogures, quesos y cereales para el desayuno.

Y sólo un exiguo 2% correspondía a alimentos sanos, como frutas, verduras, pescados y pasta. Por ello, los expertos concluyen que la publicidad televisiva va justo en contra de una buena educación alimentaria: equilibrada, sana y variada.

El efecto de esta publicidad ha sido objeto de un estudio realizado por la Universidad de Liverpool (Reino Unido), y que creemos es, en esencia, aplicable a nuestro país. Analizaron la reacción de 60 niños, de 9 a 11 años de edad, a la publicidad de alimentos. Después de presenciarla les permitieron acceder a diversos tipos de comida. Pudieron comprobar que aumentaron en más de un 100% la cantidad ingerida, respecto a los que no habían visto dichos anuncios.

Además, este porcentaje resultó ser mayor cuanto más obeso era el niño. Y por si esto fuera poco, los niños más gorditos escogían alimentos más engordantes que los que no lo eran. Jason Halford, uno de los autores del estudio, concluye que los anuncios tienen un enorme impacto sobre los hábitos alimenticios de los niños.

Ante estos hechos tan preocupantes, las administraciones implicadas, básicamente la Unión Europea y el Gobierno, no hacen más que reaccionar de una forma tibia: recomendaciones, acuerdos que no se cumplen por parte de los fabricantes, tímidas campañas...

Por ello, somos los más directamente implicados en el problema, padres y educadores, los que tenemos que actuar: concienciar y educar para intentar contrarrestar la perniciosa avalancha que se les viene encima cada día. Y, por supuesto, restringir en lo posible su acceso a la "caja tonta", ya que ahora parece que, además de tonta, es peligrosa.

Fuentes: Consumer y MedicinaTV, 2007

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     La televisión hace que los niños consuman más comida basura
     La televisión provoca aumento de peso en los niños
     La UE se plantea restringir la publicidad de la comida poco saludable para los niños
     Autorregulación en la publicidad de alimentos
     La obesidad infantil aumenta: causas, riesgos y soluciones