NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Un exceso de refrescos puede resultar muy engordante

 

Tomar entre dos y tres litros diarios de bebidas refrescantes endulzadas con fructosa puede producir un desequilibrio en el control energético del organismo y engordar en mayor medida que las calorías que contienen.

La fructosa es el azúcar de la fruta y su consumo moderado es aconsejable. Pero es un edulcorante habitual en muchas bebidas refrescantes y eso puede hacer que la ingesta exagerada de este tipo de bebidas (más de dos litros al día) favorezca la obesidad.

El problema no consiste sólo en las calorías que contienen, aunque es un aspecto a tener en cuenta, dada la gran cantidad de estas bebidas que pueden consumirse. La cuestión más preocupante es que, según han mostrado ensayos en roedores, este consumo masivo de fructosa puede descompensar el sistema que regula el equilibrio energético de nuestro cuerpo.

El organismo cuenta con un sistema que calcula nuestras necesidades energéticas y ajusta la toma de alimentos a dichas necesidades. De esta manera, en teoría, si ingerimos calorías en forma de fructosa, nuestro organismo debería reducir la ingesta de otros alimentos.

Pero una gran cantidad de fructosa en forma líquida (en torno a más de dos litros de refresco al día) produce una disfunción en la actividad de la leptina, una hormona de enorme importancia a la hora de regular este equilibrio energético. El resultado es un aumento de peso.

Hay que destacar que este efecto pernicioso no aparece cuando la fructosa se toma en forma sólida, ni en el caso de otros compuestos, como la sacarosa. En estos casos, el efecto engordante se limita, como en otros alimentos, a la cantidad de calorías ingeridas, sin producirse adicionalmente descompensaciones en el control de la cantidad de calorías ingeridas.

El estudio en que se basan estas afirmaciones ha sido dirigido por Juan Carlos Laguna, catedrático de Farmacología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, y publicado en la revista "Hepatology". Si bien se ha realizado en roedores y no puede extrapolarse directamente a las personas, todo indica que podría ser así, pues los datos epidemiológicos en humanos indican que, a igualdad de energía consumida, cuando es en forma de fructosa líquida se produce más obesidad.

Fuente: Diario El País, 2007

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     La fructosa añadida a los alimentos puede favorecer la acumulación de grasa
     Por un consumo responsable de alimentos "light"