NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE

La cirugía de estómago exige un correcto seguimiento

 

Someterse a cirugía de estómago puede ocasionar problemas graves, especialmente si no se siguen con cuidado las prescripciones del médico. Estas intervenciones dificultan la absorción de ciertos nutrientes, lo que podría ocasionar una importante enfermedad neurológica.

La extensión creciente del problema de la obesidad está haciendo que cada vez más personas recurran en la cirugía de estómago. En Estados Unidos, cada año se someten a esta intervención 170.000 personas. Las distintas técnicas para reducir la capacidad del estómago son: bypass gástrico, banda ajustable, balón intragástrico y gastroplastia o grapado del estómago.

Una investigación realizada en la Escuela de Medicina de la Universidad de Wake Forest (Carolina del Norte, EE.UU.) y publicada en "Neurology", ha encontrado importantes secuelas en algunas personas que se habían sometido a cirugía bariátrica. Identificaron 32 casos de encefalopatía de Wernicke.

Esta enfermedad afecta al sistema nervioso central y al cerebro, como consecuencia de una carencia de vitamina B1 o tiamina. Puede ocasionar pérdida de memoria, confusión, problemas oculares y dificultad para coordinar los movimientos. Los 32 casos mencionados se trataron con vitamina B1 y 13 lograron una recuperación total; pero el resto continuó con problemas a pesar del tratamiento.

La intervención gástrica modifica el tránsito de la comida y, en muchos casos, produce vómitos durante un largo periodo postoperatorio. Todo ello hace que la absorción de nutrientes, y en especial de vitaminas, se dificulte. Los médicos suelen indicar, tras la cirugía, la administración de vitamina B1. Es fundamental que los pacientes sigan al pie de la letra estas instrucciones.

De hecho, los investigadores encontraron que, cuando un paciente sufría las alteraciones descritas, no estaba siguiendo una alimentación adecuada o no tomaba los suplementos vitamínicos indicados por el médico. Además de hacerlo es conveniente vigilar, durante el postoperatorio, la existencia de vómitos frecuentes.

Los problemas que revelan este estudio no deben desechar la cirugía como solución a un problema grave de obesidad. Siguiendo las prescripciones del médico, y siempre que esté indicada, los riesgos y dificultades de la intervención siempre serán menores que los de vivir con una obesidad severa.

Fuente: BBC, 2007

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     Cirugía bariátrica: muy eficaz, pero con cierto riesgo
     Eficacia de la cirugía bariátrica en el tratamiento de la obesidad mórbida
     La cirugía de reducción de estómago a veces no es la solución
     Luces y sombras del bypass gástrico