NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

La obesidad adulta se gesta, en gran medida, durante la adolescencia

 

Numerosos estudios indican que la obesidad se debe a múltiples factores. Uno de los más importantes, además de la herencia genética, ha resultado ser los hábitos (alimenticios y, en general, de estilo de vida) durante la adolescencia. Un adolescente con malas costumbres será, probablemente, un adulto con sobrepeso que deberá bregar con un problema difícil. Ser conscientes de ello puede ayudarnos a empezar a resolverlo.

El aumento de obesidad en la población infantil y adolescente es un problema que está alarmando desde hace años a las autoridades sanitarias de todo el mundo. Y en estas autoridades existe el convencimiento, apoyado por numerosos estudios, de que la causa de esta tendencia inquietante es un estilo de vida poco saludable, sobre todo en lo referente a unos hábitos de alimentación inadecuados y al sedentarismo.

Si bien la herencia genética es importante en la aparición del problema, no se debe caer en el fatalismo de pensar que, como dicha herencia nos viene dada, la obesidad, cuando surge, es inevitable. Ni mucho menos. Prueba de ello es que hablamos de aumento de obesidad, pero nuestros genes son los mismos, básicamente, que los de nuestros padres y abuelos. Y en aquellos años la incidencia de la obesidad era muchísimo menor.

Algunos de los principales errores que se cometen durante la adolescencia son: dietas desequilibradas (como el auge de la comida rápida, bollería, "chuches"...); no desayunar o hacerlo de forma insuficiente; alimentación poco variada con escasez de frutas, verduras y pescado; "picar" entre las comidas y, por supuesto, la falta de ejercicio: videojuegos, televisión, ordenador...

Estos errores son importantes para prevenir problemas de salud durante la propia adolescencia. Pero también está el hecho, más importante todavía, de que existe la evidencia de que muchas enfermedades no transmisibles, como la obesidad, tienen su origen en la infancia o en los años que siguen a ella.

En el caso del sobrepeso, gran parte de los hábitos que nos conducen a él se establecieron durante la adolescencia. Por eso es importante intentar que nuestros hijos jóvenes no los adquieran. Y, por lo que respecta a nosotros, deberemos luchar para cambiarlos, porque sólo mediante esta reeducación conseguiremos abordar el problema de la obesidad de una forma duradera.

Fuente: Consumer y elaboración propia

Artículos de Adelgazar.net relacionados:
     La comida rápida produce sobrepeso en los adolescentes
     Una alimentación para cada edad
     Factores de obesidad en la adolescencia
     Muchas alteraciones del comportamiento alimentario tienen su origen en la adolescencia