NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Más picante, por favor

 

Las especias picantes, como el chile o la pimienta, aumentan la termogénesis y con ello el gasto de energía del cuerpo. Por esa razón, algunos investigadores sugieren la posibilidad de que puedan incluirse en las dietas para colaborar, aunque sea modestamente, en la lucha contra la obesidad.

Científicos de la Universidad de Maastricht (Holanda) han publicado recientemente en "American Journal of Physiology - Regulatory, Integrative and Comparative Physiology" un trabajo en el que se afirma que el uso de la capsaicina (la esencia picante del chile) podría ser útil para luchar contra la obesidad.

Sin embargo, las dosis a las que habría que emplear la mencionada sustancia harían de momento su uso difícilmente aplicable.

El mecanismo de actuación de estos compuestos se produce cuando, al ingerirlos, estimulan un receptor cerebral que controla la temperatura del cuerpo. Esta estimulación produce un aumento de dicha temperatura, lo que supone un mayor consumo de energía a expensas de la grasa del organismo.

En este mismo sentido, otro estudio de British Journal of Nutrition publicado en 1998, mostraba que la capsaicina también podía ayudar a mujeres cuya termogénesis realizaba una mala combustión de grasas cuando cambiaban de una dieta rica en carbohidratos a una dieta rica en grasas. La adición de chile picante, rico en capsaicina, parecía normalizar la respuesta termogénica.

A pesar de que ciertos estudios indican que el consumo energético se incrementa un 23% justo después de una comida picante, este mecanismo sólo debe considerarse como una modesta ayuda, y no como una verdadera solución al problema de la obesidad. Pero desde luego cualquier ayuda, aunque sea pequeña, es bienvenida.

Fuente: Fundación Eroski, 2007

Tienda online de Hoodia