NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

La televisión provoca aumento de peso en los niños

 

La televisión provoca aumento de peso en los niñosDos estudios realizados en Estados Unidos relacionan claramente la cantidad de televisión que ve un niño con su tendencia al sobrepeso. Los padres, especialmente de hijos con predisposición a la obesidad, deberíamos replantearnos el tiempo que nuestros niños pasan frente a la televisión.

Ambos estudios han sido publicados en la revista "Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine". El primero de ellos fue realizado por la Escuela de Salud Pública de Harvard (Boston, Estados Unidos), sobre 548 niños y niñas con una edad media algo menor de 12 años.

Se comprobó que cada hora extra de televisión al día suponía, en promedio, la ingesta de 167 calorías adicionales, sobre todo de bebidas azucaradas, comida rápida y otros alimentos anunciados en televisión.

Es decir, que comen más, pero también peor, ya que los productos que se anuncian raramente son saludables. La influencia en ellos de la publicidad parece clara, lo que es consecuente con el argumento de que los fabricantes no gastarían ingentes sumas en publicidad si no vendieran más gracias a ella.

El segundo estudio fue realizado por la Universidad de Michigan en Ann Arbor, también en Estados Unidos. Indica que los niños que ven más de dos horas diarias la televisión son más propensos al sobrepeso. Fue realizado sobre 1.016 niños en edad preescolar. Los investigadores sugieren diversos mecanismos de actuación de la televisión en el sobrepeso.

Además de la influencia de la publicidad, está el hecho incuestionable de la tendencia a comer mientras se ve la televisión, comida que se añade a las "normales" (desayuno, comida, merienda...) y que, además, suele ser poco saludable: refrescos, palomitas, chucherías, etc.

Desde Adelgazar.net queremos resaltar que en estos estudios no se consideró la lógica influencia que tiene la televisión en el nivel de actividad física del niño. Así pues, además de inducir a nuestros hijos a comer más y peor mediante la publicidad, y además también de incitarles a comer mientras la ven, la televisión les hace más sedentarios.

Todo esto deteriora sus hábitos alimenticios y les hace más obesos y menos saludables. Por ello, deberíamos reducir significativamente el número de horas que pasan nuestros hijos frente a la justamente llamada "caja tonta".

Fuente: MedicinaTv, 2006 y elaboración propia