NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE

El Glutamato Monosódico (E-621),
un aditivo poco recomendable

 

Un aditivo alimentario, autorizado y muy común en alimentos salados procesados (es conservante y saborizante), podría inducir una obesidad muy notoria en caso de ser ingerido en exceso y por tiempo prolongado.

El profesor Jesús Tresguerres, de la División de Endocrinología Experimental de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, ha presentado los resultados provisionales de un interesante estudio, durante la "Semana Marañón 2.005". Esta Semana, celebrada en Madrid durante el pasado mes de noviembre, estuvo dedicada a la obesidad y la diabetes, y fue organizada por la Fundación Gregorio Marañón.

El mencionado estudio, basado en una investigación clínica en roedores, indica que un consumo excesivo y continuado del aditivo Glutamato Monosódico (E-621) modifica una zona del cerebro que regula el apetito, incrementándose éste hasta en un 40 %, con el riesgo evidente de desarrollar una notoria obesidad.

La alarma que podría causar este anuncio debe, sin embargo, matizarse. El mencionado aditivo está autorizado por todas las agencias alimentarias, por lo puede asegurarse que ha sido sometido a numerosos estudios con resultado positivo. Además, hay que tener en cuenta que las conclusiones que hemos comentado son sólo provisionales, y que la experimentación se ha hecho únicamente en roedores, y no en humanos, y esta diferencia es importante. Tampoco sabemos qué significa un consumo "en exceso y continuado", sobre todo referido a dosis en humanos.

A pesar de todos estos matices, por otra parte necesarios, no estaría de más que retuviéramos nombre y cifra (Glutamato Monosódico, E-621) para intentar evitar este aditivo, dentro de lo razonable, en previsión de que en el futuro se confirmen los resultados que hemos comentado. Porque el estudio también indica que si se deja de tomar el aditivo, se recupera el apetito normal.

Fuente: MedicinaTv, noviembre 2005