NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Factores de la obesidad infantil

 

Factores de la obesidad infantilEs importante conocer los factores que determinarán en el futuro la obesidad de un niño. Algunos, por ejemplo el sedentarismo, se pueden prevenir; otros, como un peso alto al nacer, sirven de advertencia para estar atentos a la posible aparición del problema y ponerle solución antes de que se presente.

Una reciente investigación sobre la obesidad infantil, realizada en la Universidad de Glasgow y publicada en British Medical Journal, revela algunos factores que ya sospechaban los expertos, y que ahora quedan corroborados. Participaron 8.234 niños de 7 años, realizándose un estudio adicional más profundo en otros 909 niños, que incluía a los padres.

En el grupo mayor se encontraron cuatro factores que podían asociarse al riesgo de obesidad a los siete años: peso alto al nacer, obesidad de los padres, ver mucho la televisión (más de ocho horas a la semana, a los tres años de edad), y dormir poco (menos de 10,5 horas al día, a la misma edad).

En el estudio adicional se encontraron otros cuatro factores: tamaño corporal en los primeros meses de vida, aumento rápido de peso durante el primer año, mayor crecimiento hasta los dos años y desarrollo temprano de grasa corporal (en los años preescolares, es decir, antes que los otros niños).

Si bien el estudio es interesante, los propios investigadores advierten que el mecanismo de actuación de estas variables para aumentar el riesgo de obesidad es complejo. Por ejemplo, la obesidad de los padres puede favorecer la de los hijos, pero habría que estudiar en qué medida es por vía genética o ambiental (como costumbres o preferencias alimenticias que se inculcan a los hijos, o adquieren éstos al verlas en sus padres).

De la misma forma, dormir poco puede afectar a la secreción de la hormona del crecimiento, o bien aumentar las horas durante las que el niño puede comer más. O quizá ocurre que los niños que más se mueven están más cansados y duermen más. Y ver la televisión puede ser una buena medida del sedentarismo del niño, pero también puede hacerle "picar" más mientras la ve, tomando más calorías y adquiriendo malos hábitos alimenticios.

En resumen, este estudio puede advertirnos del riesgo de obesidad en nuestros hijos, si se dan en ellos varios de los factores que predisponen a ella, y permitirnos corregir el problema antes de que aparezca, básicamente inculcando en ellos costumbres adecuadas en nutrición y favoreciendo su actividad física. Aunque ahora no se den cuenta de la importancia del problema, algún día os lo agradecerán.

Fuente: MedicinaTV

Artículos relacionados:

Tienda online de Hoodia