NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Luces y sombras del bypass gástrico

 

Un amplio estudio realizado en Estados Unidos indica que es una operación efectiva para luchar contra la obesidad mórbida, pero no está exenta de complicaciones. Los ingresos hospitalarios durante los tres años posteriores a someterse a ella se duplican, respecto a la situación anterior a la intervención.

El bypass gástrico es una técnica quirúrgica consistente en realizar una restricción del volumen efectivo del estómago, a la vez que el alimento se "salta" la primera parte del intestino delgado, con lo que se produce un déficit de absorción en éste de los azúcares y las grasas. Es decir, que quedan anulados, desde el punto de vista de la alimentación, una parte del estómago y otra parte del intestino delgado, que es donde se absorben la mayoría de los nutrientes.

Se suele realizar por laparoscopia y presenta algunas ventajas con respecto a la cirugía de reducción de estómago, en lo referente al riesgo y las complicaciones postoperatorias. Su coste está en torno a los 20.000 euros, aproximadamente.

Un reciente estudio, realizado por la Universidad de California en Los Angeles (Estados Unidos) y publicado en Journal of the American Medical Association, indica que la efectividad de esta técnica es muy buena. Estudiando la evolución del peso de más de 60.000 personas que se sometieron a esta intervención, entre 1.995 y 2.004, se comprobó que perdieron, como media, el 61 % del sobrepeso que tenían. Las tasas de mejora en diversas enfermedades asociadas a la obesidad (diabetes, hiperlipidemia, hipertensión y apnea obstructiva del sueño) oscilaron entre el 70 y el 84 %.

Pero no todo ha sido positivo. Se hizo un seguimiento en 24.678 pacientes y se pudo comprobar que la tasa de hospitalización de éstos, que había sido del 7,9 % durante el año anterior a su intervención, pasó al 19,3 % el año siguiente a ésta (más del doble). Las cosas no mejoraron mucho en los años posteriores, ya que la tasa de hospitalización durante los tres años siguientes a la intervención duplicó la que tuvieron durante los tres años anteriores a la misma (pasó del 20,2 al 40,4 %, es decir, justo el doble). Los motivos de hospitalización más comunes tras el bypass fueron la hernia ventral y la revisión gástrica.

Fuente: MedicinaTV.com y elaboración propia