NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Los nuevos hábitos

 

Nadie duda de que una epidemia de obesidad nos invade, ni tampoco de las consecuencias tan graves que está teniendo para nuestra salud. Las cifras son concluyentes y no vamos a insistir sobre eso. Pero también hay consenso entre la comunidad científica acerca de las causas de esta obesidad. Y los culpables son, sin duda alguna, los nuevos hábitos en nutrición y el sedentarismo. Hay que cambiarlos.

La preocupación a nivel mundial es de tal calibre que la Asamblea Mundial de la OMS aprobó en mayo del año pasado la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimenticio, Actividad Física y Salud, y pidió a los países miembros que desarrollen su propia estrategia nacional para luchar contra la obesidad. En España, siguiendo esas recomendaciones, se ha desarrollado la Estrategia NAOS.

Respecto a las causas de esta obesidad, los expertos lo tienen claro: la culpa es de los nuevos hábitos alimenticios y el sedentarismo. Entre los primeros, el abandono paulatino pero decidido de dietas saludables (y en España tenemos quizá la mejor: la dieta mediterránea), en favor de comidas rápidas, muy calóricas y ricas en grasas, está haciendo que tomemos más calorías de las necesarias, concretamente un 19 % más, según datos del Ministerio de Sanidad, y además de peor calidad.

Respecto al sedentarismo, los cambios laborales, de pautas de ocio, y de costumbres en general, aparecen como principales causas. Los trabajos tienen cada vez menos exigencias físicas, y en cuanto al ocio, los niños han sustituido las carreras, la bici, el pañuelo y el pilla-pilla por la televisión, el vídeo y la consola. De correr, han pasado a estar sentados, y a los mayores nos ocurre lo mismo, en gran medida.

Sobre las causas de estos cambios en las costumbres habría mucho que hablar. Probablemente el ritmo de vida acelerado, oscuros intereses industriales, la publicidad y ciertas corrientes de pensamiento o modas (el marquismo, "lo envasado es más moderno y mejor", "comer hamburguesas es joven y divertido",...) tienen mucho que ver con ello.

De cualquier manera, y con independencia de cuales sean las causas, lo que parece evidente es que hay que cambiar esos hábitos que son tan perjudiciales para nuestra salud. Y no hablamos de estética, autoestima, ni otros aspectos psicológicos, que también tienen su importancia. Comamos menos y mejor, y hagamos más ejercicio. Nos sentiremos mejor física y psicológicamente, y veremos que el esfuerzo merece la pena. Hagámoslo poco a poco pero decididamente; nos va mucho en ello.

Fuente: consumer.es y elaboración propia