NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

El marcapasos gástrico, una esperanza más contra la obesidad

 

El marcapasos gástrico es un pequeño dispositivo electrónico que se implanta en el estómago y transmite al cerebro sensación de saciedad. Lo ha presentado Valerio Cigaina, doctor italiano especialista en obesidad mórbida, en el II Salón Internacional de la Salud, celebrado en Santiago de Compostela.

El sistema comprende un pequeño ordenador, del tamaño de una caja de cerillas y 55 gramos de peso, que se aloja en el abdomen y va conectado mediante un hilo conductor a un electrodo implantado en las paredes del estómago. El ordenador emite unas ondas eléctricas de baja intensidad que ralentizan la digestión y envían mensajes de saciedad al cerebro, con lo que se come menos y se rebaja el peso.

Comparado con las diversas técnicas quirúrgicas, la gran ventaja de este procedimiento es que resulta mínimamente invasivo, y por tanto de bajo riesgo. No se quita parte del estómago, con lo que se eliminan muchos riesgos derivados de la intervención, como la hemorragia. En esto, podríamos considerarlo similar al balón intragástrico (ver artículo de Adelgazar.net), aunque su forma de actuar es diferente.

El Dr. Cigaina comenzó sus experimentos con animales en 1.991, y comprobó que se conseguía una reducción del apetito y del peso corporal, sin efectos secundarios indeseables. Posteriormente lo implantó en personas, consiguiendo igualmente buenos resultados. Una paciente con obesidad mórbida, por ejemplo, rebajó su peso de 150 a 100 kilogramos, en año y medio, sin recuperar peso en los siguientes diez años. No obstante, debemos considerar este ejemplo como un caso extremo, y el propio Cigaina indica que se pueden perder de 20 a 50 kilos, dependiendo de cada paciente.

Esta técnica, que aún no se ha utilizado en España, fue aprobada en el año 2.000 en la Unión Europea y en Canadá, mientras en USA se encuentra actualmente en evaluación. Desde Adelgazar.net aconsejamos esperar y ser prudentes, pues la experiencia nos dice que, en muchas ocasiones, los resultados reales no son tan positivos como se prometía.

Fuente: MedicinaTV y elaboración propia