NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Protejamos del sobrepeso a los más jóvenes

 

Los niños y adolescentes son mucho más vulnerables a la publicidad de las empresas de alimentación y a las máquinas dispensadoras de bebidas y aperitivos.

Si consideramos a la obesidad como algo perjudicial para la salud (y lo es); si la consideramos además como una epidemia que afecta cada vez a más personas (y, según los expertos, también lo es, e incluso pronto superará al tabaco en daño sanitario a la sociedad), entonces hacemos bien en luchar contra ella, básicamente adquiriendo hábitos saludables en nutrición y con un ejercicio adecuado.

Pero, si bien los adultos tenemos criterio y somos, en general, conscientes de la importancia del tema, no ocurre lo mismo con nuestros niños. Están desarmados frente al peligro de la obesidad, porque no conocen el problema, no saben que muchas veces la obesidad se fragua en la niñez, ni saben tampoco los problemas de salud que les puede acarrear en el futuro. Pero en ocasiones, no sólo no les ayudamos, sino que les empujamos a ella, probablemente sin darnos cuenta. Y casi siempre el problema está en que les creamos malos hábitos alimenticios, que deberán cambiar en la edad adulta, enfrentando un problema que les podríamos haber evitado.

Las autoridades parecen ser conscientes del problema y empiezan a reaccionar, aunque lentamente. En este sentido cabe interpretar algunos movimientos que se han producido recientemente por parte de la Administración y los expertos. Así, representantes de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad y de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición pidieron que se prohíba la instalación de máquinas expendedoras de comidas energéticas y bebidas azucaradas en los colegios. Así se quiere luchar contra los malos hábitos que llevan a la obesidad infantil.

Por otra parte, en una actuación financiada por las autoridades españolas y la Unión Europea, se quiere promocionar el consumo de frutas y hortalizas en los colegios españoles. La campaña llegará a 400.000 escolares entre los años 2.004 y 2.006, y pretende crear en nuestros niños el hábito de consumir cinco raciones diarias de frutas y hortalizas.

Esta preocupación por nuestros menores también nos llega de otros países. El Gobierno británico, por ejemplo, tiene previsto limitar la publicidad de "comida basura" durante el horario televisivo infantil (de 6 a 9 de la tarde), con el fin de reducir la obesidad de sus niños y crear en ellos hábitos alimenticios saludables. Quizá nuestras autoridades deberían tomar nota y actuar en consecuencia.

Fuente: Adelgazar.net, enero 2005