NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Persisten las dudas acerca de la sibutramina

 

Lleva utilizándose desde hace siete años en Europa, pero persisten las dudas acerca de sus efectos reales sobre la obesidad a medio y largo plazo y sobre sus posibles perjuicios sobre la salud.

Recientemente se ha realizado una revisión de 29 estudios hechos hasta el momento acerca de la sibutramina, un fármaco para adelgazar. Estos análisis tenían diferente duración, desde ocho semanas a dos años, y buscaban aclarar, tanto la verdad sobre sus supuestos efectos adelgazantes, como los posibles y discutidos efectos negativos sobre la salud. Utilizaron distintas dosis en pacientes obesos de 34 a 54 años, y algunos compararon los resultados del medicamento con los efectos de un placebo.

Con respecto a sus efectos positivos sobre la obesidad, los análisis parecen corroborarlo. Así, algunos estudios indican que la administración del medicamento, junto a un cambio en el estilo de vida, ayudó a perder más peso que con el placebo. En promedio, perdieron 4,5 kilos más al cabo de un año. Pero esto es sólo una media, ya que no todos lo consiguieron. Además, si se abandona el tratamiento, se puede recuperar la mitad del peso perdido. En resumen, se concluye que, si bien parecen claros sus efectos positivos a corto plazo, persisten las dudas sobre los efectos adelgazantes de la sibutramina a medio y largo plazo.

Por otra parte, los posibles perjuicios sobre la salud (empeoramiento de la diabetes, riesgos metabólicos y, sobre todo, cardiovasculares) no han podido ser demostrados. Sólo el aumento de presión sanguínea está probado; respecto a los demás, hay sospechas, pero no evidencias concluyentes.

En resumen, si bien en diciembre de 2002 el Comité Europeo que evalúa los medicamentos concluyó que la relación entre riesgos y beneficios es positiva, la presente revisión arroja dudas sobre sus efectos secundarios y los beneficios reales a medio y largo plazo, aconsejando realizar más estudios.

Fuente: El Mundo Salud, Mayo 2004