NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Trastornos de la alimentación: factores de riesgo durante la infancia

 

Ciertos hábitos alimenticios durante la infancia y la actitud de los padres respecto a la alimentación, parecen ser factores importantes de riesgo o protección de cara a sufrir posteriormente trastornos de la alimentación, en especial anorexia y bulimia.

Un trabajo realizado por investigadores del Hospital de Bellvitge de Barcelona y del Maudsley Hospital de Londres ha recibido el III Premio Pfizer-Psiquiatría.com en Neurociencias al mejor trabajo en Psiquiatría. En este importante estudio se analiza la influencia de ciertos factores ambientales durante la infancia en el desarrollo posterior de trastornos de la alimentación, como la anorexia y la bulimia.

Estos trastornos suponen una preocupación creciente, tanto por su gravedad como por su incidencia (en torno a un 1,5 % en el caso de la anorexia y un 3,5 % la bulimia). Se han realizado en el mundo numerosos trabajos para estudiar los factores de riesgo, encontrándose, entre otros, factores bioquímicos, genéticos, psicológicos, antecedentes familiares, y los hábitos y estilos alimentarios familiares durante la infancia. Y es precisamente este último factor, que ha demostrado ser relevante, el estudiado en el trabajo que comentamos.

Los investigadores analizaron 262 pacientes con trastorno de alimentación y un grupo de control de 160 personas sanas. Las conclusiones principales fueron que existen una serie de hábitos alimentarios durante la infancia, y ciertas actitudes de los padres respecto a la alimentación, que actúan como factores de riesgo o protección frente a estos trastornos. El factor de riesgo más importante resultó ser no desayunar antes de ir al colegio, seguido del hecho de dar excesiva importancia a la comida por parte de la madre y la ingesta excesiva de chucherías. Como factores de protección aparecieron los hábitos nutricionales adecuados y una alimentación regular durante la infancia.

Como conclusión, podríamos decir que el desarrollo de una cultura alimentaria adecuada en la familia nos beneficia no sólo a nosotros, sino también a nuestros hijos, ayudando a prevenir complicaciones que pueden llegar a ser muy graves.

Fuentes: MedicinaTV, Psiquiatría.com e Interpsiquis

Tienda online de Hoodia