NOTICIAS PARA ADELGAZAR SIN DIETAS DE UNA FORMA SALUDABLE
SÍGUENOS EN

Levantarse por la noche para comer es un trastorno, no una simple mala costumbre

 

Para muchos no es más que un mal hábito, pero cada vez se identifica más como un trastorno de la conducta alimentaria, al igual que la anorexia o la bulimia. Un trastorno, además, que lleva con frecuencia a la obesidad.

El llamado "síndrome de comer por la noche" consiste en levantarse por la noche una o más veces de la cama para comer. Aunque está estudiándose, actualmente se lo considera una patología siquiátrica que provoca alteraciones en los impulsos, deseos y actitudes frente a la comida. Es decir, que no es simplemente una manía o una costumbre, sino algo más profundo, con implicaciones en la obesidad.

Un reciente estudio, publicado en "International Journal of Eating Disorders", realizado entre otros por el doctor Albert Stunkard, de la Universidad de Pennsylvania, desmiente muchas creencias populares erróneas sobre este desorden. Estudiaron a 80 personas que sufrían este síndrome, de las cuales sólo la mitad eran obesas.

La primera sorpresa fue precisamente esta, es decir, que no afecta únicamente a personas con sobrepeso. Y comparando ambos grupos, individuos gruesos y de talla normal, se vio que no había grandes diferencias entre ellos. Así, los dos grupos compartían muchos hábitos alimenticios y de sueño, como ciertos problemas para dormir y una tendencia compulsiva a alimentarse por la noche.

La principal diferencia entre ambos grupos fue la edad, pues los de talla normal eran nueve años más jóvenes que los obesos. De esto puede deducirse que el comer de noche puede llevar, y de hecho lo hará en muchos casos, a la obesidad. Es decir, que "puede ser cuestión de tiempo", una vez que se padece el síndrome. Así, el desorden afecta a un 1,5 % de la población general, pero a un 15 % de las personas con sobrepeso. Esta conclusión, además, concuerda con la opinión de muchos de los obesos, que pensaban que su costumbre de comer por la noche había precedido a su obesidad. Y, de hecho, consumían una media de 300 kilocalorías en sus incursiones nocturnas.

Fuentes: Diario Medico, abril 2.004 y
El Mundo Salud, mayo 2.004

Tienda online de Hoodia