CONSEJOS PARA ADELGAZAR CON SALUD
SÍGUENOS EN
Factores psicológicos del exceso de peso
 

El exceso de peso se trata casi siempre desde un punto de vista físico, con dieta, ejercicio o fármacos, pero en Adelgazar.net creemos que en muchos casos las personas que la padecen necesitan un psicólogo en vez de un médico, porque con demasiada frecuencia los problemas de sobrepeso tienen causas psicológicas más que físicas. Del mismo modo que se reconoce a la anorexia y a la bulimia como disfunciones psíquicas, la obesidad también puede en muchos casos ser considerada como un trastorno de la conducta alimentaria con raíces emocionales.

Además de satisfacer el hambre, la ingesta de comida (en especial ciertos tipos de alimentos muy energéticos) desata en nosotros sensaciones positivas; de este modo, se va desarrollando una relación entre “comida” y “sensación positiva” que puede actuar incluso cuando no se tiene hambre. Así, cuando sufrimos sensaciones negativas como frustración, ansiedad o tristeza por causas ajenas a la alimentación (por motivos laborales, familiares, sentimentales, etc), tendemos a compensarlas con la sensación positiva que nos provoca la comida. Si esto ocurre sólo puntualmente, puede considerarse más o menos normal, pero si se prolongan en el tiempo tanto los problemas psicológicos como su asociación emocional con el consumo de ciertos alimentos, se puede acabar fácilmente con un grave exceso de peso.

Con el tiempo podemos padecer dos problemas que se potencian entre sí: primero, un problema psicológico hace que abusemos de la alimentación y nos produce obesidad, pero después la propia obesidad que padecemos merma nuestra autoestima y nos causa malestar psicológico e inseguridad.

Conocer y ser consciente de los factores emocionales que influyen en la alimentación puede ser importante para poder controlarlos en la medida de lo posible, y evitar así que se les sume un problema de sobrepeso. En muchas ocasiones podremos ser capaces de llegar nosotros mismos a conclusiones válidas haciendo un diario de alimentación y reflexionando sobre sus resultados, pero en otros casos no lo lograremos sin recurrir a la ayuda de un especialista.

Siguiente artículo: Hacer un diario de alimentación

 

Enviar a un amigo por emailEnviar     Compartir en TwitterTwitter     Compartir en FacebookFacebook     Crear marcador en DeliciousDelicious