¿Podemos transmitir la obesidad a nuestros amigos y familiares?

Por una parte, esto puede suponer que los obesos sufran un mayor vacío social del que ya existe, porque sus conocidos teman contagiarse de su obesidad. Por otra parte, saber esto puede abrir nuevas esperanzas porque, en sentido contrario, también se podrá actuar a través de los lazos sociales para paliar el problema de aquellos que lo sufren.

Y tú... ¿Qué opinas?