(Si no ves las imágenes de este boletín, elige en tu programa de correo la opción Ver - HTML)
19.273 suscriptores            Diciembre 2004            Nro. 30    

Corregir el sobrepeso a largo plazo exige cambiar de hábitos

No equivoquemos el objetivo: no se trata de alcanzar un cierto peso dentro de 30 días, y ya hemos triunfado. Se trata de mantenernos de forma permanente en un peso adecuado, en un triunfo diario, y eso sólo se consigue modificando los hábitos. Un renombrado experto en el tema avala este planteamiento. Mario Foz Sala lo ha sido todo en el mundo de la endocrinología y la lucha contra la obesidad. Catedrático de Medicina, fue durante 16 años Jefe del Servicio de Medicina Interna del.....   [sigue]

Precocinados: mejor sólo de vez en cuando

Son prácticos, variados y tentadores, pero no conviene abusar de ellos, sobre todo si nos preocupa la báscula y la salud. Los precocinados son platos preparados para consumir sólo con abrirlos, o a lo sumo tras calentar o freír. Por ejemplo, empanadillas congeladas, una lata de fabada, o una pizza refrigerada. Las ventajas de estos productos son evidentes: ahorro de tiempo y trabajo, disponibilidad inmediata, facilidad de conservación y gran variedad....   [sigue]

La obesidad infantil aumenta: causas, riesgos y soluciones

Ahora hay tres veces más niños obesos que hace sólo 15 años. Las consecuencias de este avance pueden ser muy preocupantes, pero las soluciones existen: la clave está en modificar los hábitos. El crecimiento de la obesidad infantil en España es espectacular y preocupante: si hace 15 años, el 5% de los niños españoles eran obesos, esta proporción es ahora del 16%. En la Unión Europea, sólo Gran Bretaña nos supera. La causa de esta verdadera epidemia (que puede tener consecuencias muy negativas en el futuro) es, básicamente, el cambio de hábitos. Y sobre todo en lo referente a la alimentación y el....   [sigue]

Dietista, una profesión poco conocida
Es la figura clave, después de nosotros mismos, que nos permitirá adelgazar a un ritmo adecuado y sin poner en peligro nuestra salud. El tratamiento personalizado es fundamental, pues lo que sirve para unos puede no ser indicado para otros. Algunas personas, en su obsesión por adelgazar, se fijan sólo en reducir el número de calorías. Pero yerran en el objetivo, que no debe ser adelgazar, sino adelgazar con salud. Reducir sin más las calorías, guiados sólo por nuestras propias inclinaciones o, lo que es peor, basándonos en dietas "mágicas" que nos ha contado una amiga o leímos en una revista....   [sigue]


En Navidad… consumo responsable, también de alimentos

Disfrutar en estas fiestas no debe ser sinónimo de consumir en exceso, especialmente en lo tocante a la comida. No vamos a repetir aquí los muchos argumentos expuestos en numerosos medios acerca del consumo responsable en estas fiestas, referido a bienes y servicios en general: espectáculos, fiestas, juguetes, comidas… en estas fechas se desata el consumismo. Y, como todos los excesos, es malo

Dos razones para la moderación…

En primer lugar, hay que pensar que cuesta menos no pasarse que pasarse y remediarlo. Lo veremos mejor con un ejemplo numérico. Supongamos que una comida o una cena "normal" para una persona determinada son 1.000 calorías, y que con esta comida no pasa hambre, pero tampoco engorda. Si en una de estas cenas o comidas señaladas se excede e ingiere, por ejemplo, 2.600 calorías, para recuperar el peso tras las fiestas, deberá ingerir sólo 600 calorías durante cuatro comidas, lo que probablemente le supondrá un esfuerzo mucho mayor que la satisfacción que le supuso el exceso cometido...

La segunda razón para la moderación es, quizá, más importante. Y es que en estas fiestas corremos el riesgo de perder algunos hábitos que quizá nos ha costado mucho esfuerzo conseguir. Por ejemplo, si ya no picoteamos a lo largo de la tarde, el hecho de hacerlo en estas fiestas "porque es Navidad" (como si esto justificara todo), supone, además de privarnos posteriormente de las calorías ingeridas en exceso, tener que recuperar un buen hábito que teníamos y hemos perdido. Igual podríamos decir de beber sólo agua en las comidas, tomar fruta de postre, lavarnos los dientes por la noche justo después de cenar y antes de ver la televisión, y ese larguísimo etcétera que nos ayuda enormemente a mantener la línea.

… y los trucos que nos pueden ayudar

  1. Mentalízate: piensa en lo que va a costarte perder el peso ganado. Que sea Navidad no es motivo ni justificación para engordar. Una mesa rebosante de manjares es una ostentación innecesaria.

  2. Empieza sin hambre. Si antes de la comida de Navidad nos tomamos un par de piezas de fruta y tomamos mucha agua, empezaremos la comida parcialmente saciados y comeremos con menos ansia. La ingesta total de calorías será menor.

  3. Cocina ligero, en la medida de lo posible, y no hagas cantidades excesivas, por temor a quedarte corto ante posibles invitados.

  4. Imponte días de restricción antes y después de las fechas más señaladas, comiendo menos de lo habitual. Si lo haces, el balance global será más equilibrado al final de las fiestas.

Suerte, valor y… ¡Felices Fiestas!.

 
    Números anteriores del boletín:
   1    2    3    4    5    6    7    8    9    10    11    12    13    14    15    16    17    18    19    20
   21  22  23  24  25  26  27  28  29
      Recibes el Boletín de Adelgazar.net porque te has suscrito desde nuestra web. Puedes darte de baja cuando lo desees enviando un mensaje en blanco a boletin@adelgazar.net indicando en el asunto "Baja".
      
Puedes hacernos cualquier comentario o sugerencia sobre los contenidos del boletín en usuarios@adelgazar.net
      Las informaciones, consejos y recomendaciones ofrecidas en este boletín únicamente constituyen una ayuda para la pérdida de peso, por lo que en ningún caso debe ser considerada como asesoramiento médico. Recomendamos visitar a un médico antes de iniciar un proceso de adelgazamiento o un plan de entrenamiento físico.
Copyright © 2003-2004 Adelgazar.net
SI NO VISUALIZA CORRECTAMENTE ESTE BOLETIN HAGA CLICK AQUI